Por Leo Agusto, a favor de una paternidad responsable

El ex hombrecito fuerte de Bucareli reconoció publicamente, luego de cuatro años de edad, a la hija que tuvo fuera del matrimonio con la talentosa y aventurera, nunca mejor el adjetivo, Edith González.

La pequeña Constanza Creel fue reconocida por su papá Santiago, pero el ahora senador por el PAN se tenía muy bien guardado ese secretito que ahora ya camina y seguramente le dice; papi. El secreto estaba tan bien guardado que ni Ernesto Alonso, el amigo más amigo de la Doña, se hubiera imaginado la trama de esta macabra telenovela mediática, hasta que el día de ayer se publicó el acta de nacimiento de la pequeña en una villana revista de noticias del espectáculo.

Es usted un pillín senador Creel, entre Edith González y su novia la recomendada de lujo, no vaya usted a terminar con todo el vecindario. Hombres; cuiden a sus mujeres que Santiago esta desatado desde su divorcio en el 2005.

Pero ya en serio Don Santiago, desde este bunker digital lo felicitamos por asumir con responsabilidad su paternidad, ya nos olíamos algo desde que vimos una foto de la pequeña Constanza publicada hace un par de años en la revista Quién y todos hicimos a coro: iuiuiuiuiuiu.

Le dedicamos esta canción a los masacotes que dejan a sus hijos e hijas sin la figura paterna (quiobo Luismi).

Damas y caballeros con ustedes una banda estandarte de los años ochenta; Los Toreros Muertos y uno de sus más grandes éxitos; Yo no me llamo Javier

Fotogalería del galán de moda