Andrés Manuel López Obrador y Cuauhtémoc Cárdenas, pacto de caballeros

La última foto juntos en 2004. (Crédito: La Jornada)

Fue durante la elección presidencial de 2000 (con el voto útil a favor de Vicente Fox como contexto), que Cuauhtémoc Cárdenas y Andrés Manuel López Obrador tuvieron un desencuentro que tuvo importantes consecuencias en la historia de la izquierda durante la última década. Los cercanos a Cárdenas no permitían que Amlove se acercara al líder moral, Obrador los llamó por sus ideas comunistas mezcladas con priísmo: El aparatinski. Finalmente, en un mitin ambos se vieron feo y devino una enemistad que persistió hasta el día de hoy cuando ambos se tomaron la foto juntos.

López Obrador canjeó la presidencia nacional del PRD por la candidatura a la jefatura de Gobierno del Distrito Federal. Cerca del 2 de julio de 2000, en corto y en los hechos, Andrés Manuel fue promotor del voto útil. Mientras Rosario Robles, entonces jefa de gobierno, realizaba una intensa campaña en medios promoviendo las acciones de la gestión perredista y caminaba las calles de la ciudad cortando listones, Andrés Manuel bajó el ritmo de su campaña y un mal cálculo lo obligó a negociar con Marcelo Ebrard para asegurar el triunfo frente a Santiago Creel y evitar que el fenómeno Fox le pasara por encima. Al final, el PRD ganó por la mínima diferencia y tuvo que lidiar con la oposición panista en la ALDF.

La venganza de Obrador vino pronto. Robles quería ser candidata a la presidencia en 2006 y seguir mandando en el GDF. Para frenarla, en 2001 Obrador filtró al diario Reforma información de corrupción en la tesorería local y de un llamado cochinito que Rosario hizo durante su gestión en complicidad con la empresa Publicorp para financiar sus aspiraciones políticas.

La respuesta de Robles y su equipo llegó hasta 2004. Se hicieron públicos videos donde Carlos Ahumada (su rostro fue cubierto por un círculo) entregaba dinero en efectivo a René Bejarano y a otros, hasta entonces, distinguidos perredistas. El mayor costo político de esa jugada fue para Robles, quien hasta la fecha lo sigue pagando porque signicó el fin de su ascendente carrera política.

En 2006 vino la revancha del ingeniero Cárdenas. Primero se mantuvo ajeno con el proceso del desafuero y después descalificó los argumentos de Obrador contra la elección presidencial.

Hoy las cosas son muy distintas para los dos líderes más importantes del PRD. A López Obrador le urge deshacerse de Marcelo Ebrard y Manuel Camacho que amenazan con adueñarse el gobierno del DF, el partido y las fracciones parlamentarias en el Congreso de la Unión. Por su parte, Cuauhtémoc Cárdenas necesita poner en la escena a Lázaro Cárdenas y hacerlo diputado, primero, y coordinador de los diputados, después. Protegerlo con fuero ante cualquier denuncia que pudiera hacer el gobierno entrante en Michoacán. Esos intereses son lo único que los une. Por eso se dieron la mano y no un abrazo, ambos actuaron como quien cierra un negocio, como quien sella una alianza.

Acerca de Leo Agusto

Periodista mexicano en el papel de columnista político.
Esta entrada fue publicada en 2012, Amlo, Democracia, Ebrard, Elecciones 2012, México, PRD y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Andrés Manuel López Obrador y Cuauhtémoc Cárdenas, pacto de caballeros

  1. debatemx dijo:

    AMLO refritea a Encinas, Peña Nieto a Eruviel (vía Luis Videgaray) http://debatemx.wordpress.com/2012/04/15/amlo-refritea-a-encinas/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s