¿AMLO ibíd? / Denise Dresser

“I’ll be back” amenaza Arnold Schwarzennegger en la película Terminator. “Seré candidato presidencial otra vez”, anuncia Andrés Manuel López Obrador en días recientes. Y no es una buena noticia ya que AMLO no debería serlo en el 2012, o por lo menos como lo fue en el 2006. Irremediablemente combativo, confrontacional, antiinstitucional. Invariablemente atávico, testarudo, conservador, contumaz. Alguien cuyas posturas poco claras -y con frecuencia contradictorias- han inspirado una desconfianza que será difícil, si no imposible, remontar. Alguien que metió a la izquierda en un callejón del cual le está resultando muy difícil salir, a pesar de las alianzas electorales exitosas de los últimos tiempos.

Para quienes piensan -pensamos- que México debe tener una izquierda funcional, pocas cosas tan tristes como contemplar la tragedia de su autosabotaje desde hace cuatro años. Las heridas que se ha infligido a sí misma desde la última elección presidencial. El papel suicida que la izquierda dividida se ha empeñado en jugar. El PRD y el PT y Convergencia atrapados en una lógica de confrontación constante entre sí y sin saber exactamente qué hacer con Andrés Manuel López Obrador. El PRD transformado en propulsor de su peor adversario. López Obrador convertido en promotor involuntario del regreso del PRI. AMLO responsable, sin sopesarlo siquiera, de una regresión a la cual ha contribuido.

Tomando decisiones equívocas -una y otra vez- que debilitan su posición política y fortalecen las del contrario; haciendo declaraciones que le restan apoyos y se los transfieren a quienes desea debilitar, pero termina por apuntalar; negando la legitimidad de las alianzas PAN-PRD aunque se han vuelto la única forma de parar al PRI AMLO como conductor contraproducente; como actor autodestructivo; como político paradójico que encabeza una izquierda empecinada en empoderar a la derecha priista. Una izquierda lopezobradorista que en lugar de actuar como contrapeso eficaz al PRI redivivo, explica su avance.

Todo ello producto de las decisiones postelectorales del 2006 que AMLO tomó, y por ello es imperativo recordarlas. No tenía sentido exigir el recuento voto por voto y -al mismo tiempo- negarse a aceptar sus resultados. No tenía sentido denunciar la ilegalidad de la contienda y -al mismo tiempo- aceptar los avances del PRD en ella. No tenía sentido pedir que se examinaran los votos de la elección y -al mismo tiempo- sugerir que era necesario anularla. No fue una buena estrategia descalificar todo el juego y también insistir que lo ganó. No fue una buena estrategia pedir el recuento y también sugerir que no lo respetaría. No fue una buena idea mandar al diablo a las instituciones y alienar con ello a quienes se rehusaron a creer que AMLO era peligroso y ahora piensan que lo es.

Y si López Obrador no entiende esto, ojalá que otros miembros de la izquierda mexicana sí sean capaces de hacerlo. Ojalá comprendan que el proyecto de nación que sigue proponiendo es demasiado estrecho, demasiado excluyente, demasiado monocromático. El país que quiere gobernar donde sólo hay cabida para los pobres. El candidato que nunca ha dicho lo que hará por las clases medias y cómo fomentará su expansión. El redentor que ofrece aliviar la pobreza, pero no explica cómo va a crear riqueza. El líder social que no sabe cómo ser político profesional.

Que no entiende la necesidad de deslizarse hacia el centro del espectro político y liderar una izquierda moderna y propositiva desde allí. Incapaz de aprender que precisamente eso llevó al poder a Tony Blair y a Ricardo Lagos y a Felipe González y a Michele Bachelet. La transformación del agravio histórico en la propuesta práctica. La reinvención del resentimiento en planteamiento. El combate a la desigualdad junto con medidas para asegurar la movilidad. Pero López Obrador no quiere o no puede pensar de esa manera. Por su obcecación. Por su tosudez. Por no moderar sus posiciones cuando debería hacerlo. Por amenazar y chantajear a legisladores perredistas que buscaban formar un frente contra el PRI en el Congreso. Por no atemperar sus posturas y posicionarse en el centro pragmático en lugar de atrincherarse dentro de la izquierda recalcitrante. Por pensar que no necesita convencer, que basta con existir.

Este es un diagnóstico desolador para quienes creemos que México necesita una izquierda encabezada por líderes progresistas, audaces, visionarios. Una izquierda capaz de remontar la intransigencia que fortalece al priismo en vez de frenar su avance. Una izquierda que sea acicate del cambio progresista y no pretexto para la restauración conservadora. Una izquierda con ideas viables y no sólo posiciones morales. Una izquierda que sepa hablarle a las clases medias en lugar de alienarlas. Una fuerza política que sepa ser oposición y también opción viable de gobierno, porque el país necesita ambas. Y si no, López Obrador puede entonar la canción de los Beatles, “I’ll be back” y decir “Regresaré de nuevo … Soy el que te quiere”, pero habrá que responderle “Oh, no”.

Publicado en El Mañana de Nuevo Laredo

Anuncios

Acerca de Leo Agusto

Periodista mexicano en el papel de columnista político.
Esta entrada fue publicada en Amlo, México, PRD. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a ¿AMLO ibíd? / Denise Dresser

  1. Maximiliano Vega Tato dijo:

    Denise Dresser:

    ¿Has platicado con Elena Poniatowska o con Lorenzo Meyer sobre AMLO? La honestidad intelectual de ambos está probada. Tal vez podrías aprender cosas que te has cerrado para ver. Censuras y te eriges pontificando la aberración de que AMLO está fortaleciendo al PRI por no aceptar las alianzas con el PAN, pero no te preguntas el por qué gente tan valiosa como ambos y como Alfredo Jalife y como Ortiz Pinchetti y como Jaime Avilés y como tantos otros están apoyando a AMLO. No te equivoques: AMLO no dice “I’ll be back”. No menos de 15 millones de mexicanas y mexicanos concientes decimos con él: “We will be back” y tú responde como quieras. Vamos a ver cómo responde la mayoría de la población, a pesar de la campaña sucia contra AMLO que no ha cesado ni un instante, incluyendo tu sofisticado lenguaje que encubre tu racismo.

  2. Que AMLO “No tenía sentido exigir el recuento voto por voto y -al mismo tiempo- negarse a aceptar sus resultados”, por supuesto que sí lo tenía; en todo caso esta posición parte de la idea equivocada que los votos se cuentan bien, como sin mayor razonamiento lo sostienen personajes como José Woldemberg en su Desencanto, y Jorge Alcocer, en sus participaciones con Carmen Aristegui.

    No es muy difícil probar, porque demostrado matemáticamente lo está con los trabajos de los “anomaleros” como ellos mismos se describen, que el fraude es un fenómeno que forma parte del paisaje cotidiano en el campo de las elecciones.

    Cómo hacerlo: Hágase de los archivos de las elecciones del 2006, o de las del 2009, o de cualquier otro momento, pero de las tres para escapar a la tendencia interesada de sólo trabajar con una de ellas; luego trate de crear un código único para cada casilla, el mismo para cada elección, que puede ser si junta los correspondientes códigos de la entidad, de dos dígitos cada uno, el del distrito, también de dos dígitos, el de la secciín, de cuatro dígitos y el tipo de casilla, que puede ser B (Básica), C1 (Contigua 1, o el número que le correponda), S (Especial) o E (extraordinaria, con sus números que las distinguen), todo ello antecedido del caracter C, para evitar confusiones numéricas en formato exponencial.

    Ahora haga un cotejo, casilla por casilla, para dos de las elecciones y una vez que logre el empate de cada una calcule la diferencia de las sumas de votos de cada una de ellas; encontrará que no son iguales y, consecuentemente, algo ha ocurrido pues deber ser semejantes y correspondientes a la cantidad de electores que sufragaron el día de la elección.

    Que va a encontrar: miles, decenas de miles de casillas con sumas de votos diferentes, desde un voto hasta más de 600.

    Si posee tiempo disponible busque en la Página Oficial del IFE, antes de que las quiten, las copias de las actas de escrutinio y cómputo de cada elección involucrada y se dará cuenta de lo ocurrido.

    Puede ser que haya más votos apara alguno de los partidos, de aquella elección con mayor cantidad de votos totales y que si las cifras del Cómputo Distrital (CD) coinciden con las del acta, entonces esta adulteración ocurrió en la casilla; puede ser que las cifras del CD sen distintas a las del acta y, entonces, la alteración ocurrió en el IFE, en sus sistemas de cómputo.

    Así, si este ejercicio último lo repite para varias de las casillas con diferencias en las sumas de votos en sus casillas, llegará a la conclusión de que estos afirmantes de que los votos se cuentan bien y que, por lo tanto AMLO cometió errores o no han hecho su trabajo o simplemente repiten una afirmación para que cada vez más personas en México crea la mentira.

    Si no tiene tiempo para hacer todo este ejercicio, le sugiero que visite mi blog: http:chuyibarra.blogspot.com y ahí encontrará buena parte de este trabajo de investigación, con algunas de las pruebas documentales; igualmente puede buscar El Grito, una publicación electrónica que se edida en Monterrey, Nuevo León, México, y ahí encontrará el número especial dedicado en sus 16 páginas al fraude electoral del 2006.

    Monterrey, Nuevo León.

    Chuy Ibarra (Jesús Ibarra Salazar)

  3. Fernando Sánchez dijo:

    Me parece un artículo muy desafortunado, totalmente indigno de Denise Dresser a quien admiro y suelo escuchar y leer con atención.

    Me gustaría enviar a ustedes y a ella mis comentarios más ampliamente a ese artículo. Mucho agradeceré me indiquen a qué correos puedo hacerlo

  4. Jorge dijo:

    Para acceder a ella hay una cuota, y si no investiga, cobra unos buenos honorarios, lo cual no está mal, y si, al conocerla en persona, llegas a decepcionarte en muchos sentidos.

  5. CESÁREO UBALDO JIMÉNEZ LARA dijo:

    Hasta hoy tuve la fortuna de ver y oir el discurso de DENISE DRESSER, siempre la he admirado por su cultura, su inteligencia, su honestidad y su amor por México. Y hoy, hoy la admiro más que nunca por su ENORME VALOR. Meterse al nido de las vívoras a decirles quienes son y lo que han hecho con el país, no cualquiera lo hace. No creo, como alguien opina, que sea un “artículo muy desafortunado”; más bien creo que nos está poniendo el ejemplo de lo que, todo aquel que se diga ser buen mexicano, debería de hacer; ésto es NÓ CALLAR, decirle, gritarle a la cara a todas esas sanguijuelas lo que se merecen, exigirles lo que nos han quitado o negado, nó mendigar, darles a entender que ya no soportamos más esa situación; que estamos decididos a tomar “por el camino que sea necesario” lo que por derecho nos corresponde. Si por mi fuera esta honorable señora sería la siguiente presidenta de MÉXICO. Renace la fé ¡VAMOS MÉXICO|

  6. HELIO CASTRO GONZALEZ dijo:

    antes que nada quiero felicitar a esta gran mujer
    la vdd no tenia el gusto de conocerla, es mas no habia escuchado de ella, pero en mi facultad , un profesor nos mostros unos videos que me parecieron geniales…
    pues ella se atrevio a hacer lo que poca gente tiene el valor de hacer o…que es decir lo que no se decia y …hablar de los personajes que son “intocables e inombrables”

    mi admiracion total!!!

    gente como ella es la que debe estar lidereando este pais!!!
    y no la bola de incompetentes y mafiosos

  7. mama mía dijo:

    disculpa a todos pero puedo escribir mejor en ingles que en español y deseo comentar en este composición de la Doctora Dresser. soy una mujer recién naturalizada que va a votar para la primera ves en estos proximos elecciónes
    para traducir mi comentario de abajo usa el Traductor de Google -gracias
    http://translate.google.com.mx/?hl=es&tab=wT

    I have been a fan of Denise Dresser since I read about her in Zeta de Tijuana in 2009. But now I think I have heard enough of her incessant criticisms without solutions. It gets old.

    Its always difficult to read something that is different from your opinion but I did this time. Aside from her lack of solutions, I am with Denise Dresser on at least 90% of the issues she addresses but this is one of those other ten percent.

    For some reason I have been attracted to AMLO’s personality since just before the 2006 elections. I followed him in the news but was not yet a citizen. Now I am a citizen of Mexico and I have been observing the electoral process and the campaigning with much more interest. I will vote in the next elections for the first time but I am frightened for my progeny if our country keeps moving in the current direction.

    I wonder when looking back at the 2006 elections, the brown man vs. the white, the one who represented the poor vs. the strong reformer, if most of us are pleased by how we’ve progressed. What do we have five years later? Its bad but it didn’t have to be.

    Is our economy better now? are we safer? are there more opportunities? and what was the plan back prior to 2006? If we as a nation had been promised by the current administration that we’d get what we have now, AMLO would have won by a landslide without question.

    Right now I see a very bad economy overall and this is due to the break down in security caused by the drug war. This nation has enough resources to weather any economic storm but they are held out of reach of most of its people. Bad politics has caused our woes.

    What is wrong with focusing on our own “back yard” and keeping resources available to the people of this nation? I have read that AMLO is protectionist, but what is wrong with that? How has globalism served us so far and how will it be for our children?

    AMLO’s departing the PRD is even more encouraging to me. It tells me he is a free thinker and quite possibly less prone to the corruption that is obvious among these political parties. When I compare both Bush II elections in the USA, I see a person here who may have legitimately won his national election but who is disputing it and not about to give up, vs. two losers to Bush II who conceded their results within hours. They rolled over faster than my dog does. I am sick of roll-over “leaders” like the ones we have now. AMLO ran Mexico City and from what I understand, he was able to turn it completely around and in a positive direction. This impresses me.

    If AMLO keeps his campaigning “grass-roots” (on a direct basis with the people) he will gain a large genuine following. He needs to keep in touch with the people and he has the fact that our current politicos and campaigners are out of touch on his side. He also has their dismal past performance on his side.

    I hope we can become a strong independent and healthy nation. It would be a refreshing change to see a leader who is compassionate with marginalized and ordinary citizens like me who is willing to give us opportunities by ensuring our children get a proper education and just access to our local resources. Someone who isn’t at the order of the elite class who squanders all of the opportunities and resources just for them. It will be nice when we can make our own decisions as a nation and not be subject to the order of the creditor nations that now rule over us. I will totally love it when millions of our people don’t have to leave to seek opportunity in another country because there is nothing for them here.

    One thing I know for sure is that we need to be responsible for ourselves and quit blaming outside forces on everything negative that happens to us as a nation. I see our leaders placing blame and never taking responsibility, not leading but being controlled instead. This is bad and it must change so as citizens lets start talking now, and in talking lets plan on how we’re going to hold our elected representatives to the jobs we elect them to do. Do not forget that they work for us. Until we participate, ask questions, admit to and understand our problems, instead of covering them up and placing blame…we will never come up with solutions and we will not move forward. Solutions are our only hope so lets start coming up with some!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s