Barrales, títere / Javier García

La LVII Legislatura (1997-2000) de la Cámara de Diputados fue la primera en 68 años en que el PRI no obtuvo la mayoría absoluta por lo que PAN, PRD, PT y PVEM formaron una mayoría de facto que tomó el control obligando al tricolor a realizar modificaciones en la manera en que se acostumbraba conducir el trabajo legislativo. Los coordinadores parlamentarios en ese entonces eran: Carlos Medina Plascencia (PAN), Porfirio Muñoz Ledo (PRD), Ricardo Cantú (PT), Jorge Emilio González Martínez (PVEM) y Arturo Núñez Jiménez (PRI).

Ahora, 9 años más tarde, Marcelo Ebrard ­a través de su ex secretaria de Turismo­ pretende retroceder a los años en que el otrora partido aplanadora era el amo y señor en los congresos, para hacerse del control de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal.

Y es que resulta que la coordinadora de la fracción parlamentaria del PRD, Alejandra Barrales Magdalena, además de que será la presidenta de la Comisión de Gobierno de la ALDF ya quiere perpetuarse en el poder durante los tres años de la legislatura que inicia formalmente sus trabajos el próximo jueves con el informe de Ebrard.

Lo que pretende Alejandra es modificar la Ley Orgánica de la Asamblea Legislativa del DF para que sea el PRD quien detente la Presidencia de la Comisión de Gobierno durante el trienio, algo a lo que se oponen PAN y PRI.

Y es que el Artículo 42 de la Ley Orgánica de la ALDF determina que “La Comisión de Gobierno elegirá de entre sus miembros un Presidente y un Secretario. En caso de que no se cumpla el supuesto que le otorga a un Grupo Parlamentario la mayoría absoluta, cada uno de los tres Grupos Parlamentarios con mayor número de integrantes en la Asamblea, ocupará la Presidencia y la Secretaría de la Comisión de Gobierno por el período de un año”.

Por ello, y como el PRD sólo tiene 30 diputados y con ello no logra conseguir la mayoría absoluta ­necesita tener 34 diputados para ello­ Acción Nacional y el Revolucionario Institucional tendrían derecho a presidir la poderosa Comisión de Gobierno que controla el quehacer diario en la Asamblea Legislativa.

Es evidente que la intención de Marcelo Ebrard sienta un pésimo precedente, no sólo por el hecho en sí de querer controlar totalmente al órgano legislativo de la capital del país que ­en teoría­ debería de ser un contrapeso del Gobierno del Distrito Federal (GDF) y de Marcelo Ebrard, en particular, sino porque se pretende modificar una norma sólo para beneficiar el proyecto político de una persona.

Ahora resulta que Ebrard sacó lo más priísta que tenía en su interior ­y vaya que ya ha dado muestras de ello­ para evitar que la Asamblea Legislativa sea un órgano independiente y se pliegue a sus intereses.

Habrá que ver en los próximos días si el PAN y el PRI evitan que Barrales imponga el interés de Marcelo por sobre la equidad y el respeto a la ley que no debería de modificarse sólo por el interés de una persona. Por cierto, es importante saber qué es lo que dice Nueva Izquierda al respecto. ¿La corriente que en la CIUDAD CAPITAL encabezan René Arce y Víctor Hugo Círigo, le seguirá el juego a Ebrard

La propuesta será discutida la semana próxima, por lo que podrían suceder muchas cosas que incidan a favor o en contra de la pretensión.

Por lo pronto, es claro que Barrales está donde está para jugar el papel que mejor puede desempeñar: ser títere del Jefe de Gobierno del DF.

Anuncios

Acerca de Leo Agusto

Periodista mexicano en el papel de columnista político.
Esta entrada fue publicada en Corrupción, DF y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s