El crimen de Villahermosa y la violencia que va a la baja / Ciro Gómez Leyva

¿Quién querría matar en Villahermosa, al inicio de una campaña electoral, a uno de los políticos más prometedores de la región, un priista con una pulcra historia de vida? ¿Quién querría ultimarlo con tal malignidad al lado de su esposa e hijos de 13 y ocho años?

Esta vez las autoridades de Tabasco reaccionan con rapidez y, antes de que se cumplan 36 horas del crimen, presentan a tres de los cinco presuntos asesinos de José Francisco Fuentes Esperón y familia.

Informan que el móvil no tiene que ver con la política. Un joven de 16 años, Marco Iván, que vive en el fraccionamiento de los Fuentes, fantaseaba sexualmente con Lilián, la esposa del candidato a diputado local. Conocía la forma más eficaz de penetrar la casa de los vecinos. Se reforzó con un cuarteto de lumpen y, drogados, entraron a violar y matar. Inexpertos, dejaron rastros de sobra para que la policía les cayera encima a la primera de cambios. Los detenidos confesaron de inmediato.

¿Tranquiliza u horroriza más saber que en esta ocasión no fueron Los Zetas u otra banda de profesionales? ¿Alivia enterarse de que el crimen de Villahermosa tendría que ver más con Charles Manson y Sharon Tate que con Colosio y Fernando Martí?

Conocí la noticia de Tabasco cuando leía el ensayo de Fernando Escalante en Nexos de septiembre. Con datos duros y su finura metodológica clásica, ridiculiza a quienes comparar a México con Colombia. Y luego de investigar, cruzar cifras y ponderar, concluye que el número de homicidios en México se ha ido reduciendo sistemáticamente en los últimos años: “La tasa pasó de un máximo de 19.72 por cada 100 mil habitantes en 1992, a un mínimo de 8.04 en 2007”.

Percepciones y realidades.

Villahermosa 2009: degradación y terror, como sea.

gomezleyva@milenio.com

Milenio

Anuncios

Acerca de Leo Agusto

Periodista mexicano en el papel de columnista político.
Esta entrada fue publicada en México y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El crimen de Villahermosa y la violencia que va a la baja / Ciro Gómez Leyva

  1. Federico Nieto dijo:

    “Ante la vigoroza desnudez de la Verdad, el manto de la fantasía”; como el pensamiento mágico Ciega la Verdad.
    Es más que obvio, que el crimen es el resultado de la disparidad, desigualdad, inequidad; económica, cultural, educativa, sexual, familiar.
    ¿Cuánto cuesta una Hummer?, ¿a que colegio iban los hijos del político, tabasqueño?, ¿a que colegio iban o a caso iban, los homicidas?, ¿cómo comía el tal político y su familia?, ¿cuál es la alimentación de los homicidad?, ¿qué visión de futuro, tenía la familia victimada?, ¿cuál es la de los homicidas?.
    Preguntas fáciles de responder, desde la perspectiva del pólitico tabasqueño, pero difíciles desde el punto de vista de los homicidas.
    Aquí esta un ejemplo y resultado de lo que se ha construido en México, y que precisamente los políticos son los responsables. ¡Ya dejen de robar vorazmente!, ¡Sean moderados!, ¡No mientan!.

  2. Lalas dijo:

    Ni me horroriza ni me tranquiliza, este tipo de conductas suceden desde antes pero estamos tan atemorizados con la guerra contra el narco que no nos enteramos de los crímenes que siguen sucediendo, ya no son nota a menos que se trate de una familia reconocida o con cierta influencia.

    De ninguna manera se justifica la irracionalidad del asesinato de una familia pero tampoco es justificable la inexistente igualdad que nos confiere la Constitución a todos los mexicanos.

    Si el chavito es un vecino del mismo fraccionamiento privado, no creo que haya tal disparidad y desigualdad al menos en el aspecto económico; sí en la educación y cultura de la familia que no educa a sus integrantes para conocer la diferencia entre la realidad y la fantasía.

    Ahora, no entiendo qué tiene que ver el acceso a la educación de los hijos o el nivel de vida de la familia cuando el jefe de familia parece ser un garbanzo de a libra en la política, sobre todo siendo de Tabasco.

    ¡Por Dios! ¿Qué chavito no ha fantaseado con alguna vecina a esa edad?

    Ponle que sí sea resultado de la ineficiencia de los políticos para responder a las necesidades actuales. ¿Pero no están allí porque alguien como tú o como yo votó, o no, por ellos?

    La mayoría de las veces es bien fácil apuntar el dedo y tener reflexiones profundas sobre los demás. Insisto. ¿Qué he hecho yo y qué has hecho tú para que no suceda más esto?

    La construcción de toda sociedad radica en la familia. ¿A poco el gobierno debe decirte cómo viva tu familia? Yo no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s