¿Cuánto le van a costar a Calderón los acuerdos con la primera mayoría, el PRI?

Es lunes 6. Hay muchos platos rotos. Hay también serpentinas y cuetones en el aire que anuncian fiestas privadas. En la casa del PRI, por supuesto, celebran. Igual en la del Partido Verde, en la de los abstencionistas y en la de los anulistas. PT y Convergencia pueden presumir que mantuvieron el registro, y más: que juntos suman casi 7% del total de la votación, fuerza dedicada a Andrés Manuel López Obrador. El PRD ha perdido brillo en el proceso; ha caído incluso por debajo de la camisa de fuerza: el mentado 16% de su “votación histórica”. Pero si alguien sale derrotado es el PAN. Y más que el PAN, la estrategia de su presidente nacional. Perdió hasta lo imperdible. Germán Martínez llega al fin de esta jornada con cuentas magras para su partido y con muchos, muchos platos rotos. ¿Cuánto le van a costar a Felipe Calderón los acuerdos con la primera mayoría, el PRI, después de que Beatriz Paredes y muchos otros líderes, agredidos en lo personal por Germán, no quieren ni verle la cara? ¿Cómo le hará el dirigente para sostenerse frente a corrientes panistas que hizo a un lado para imponer personajes tan torvos como electoralmente costosos? El señor Martínez está en problemas. Graves problemas. Sólo la mano del Presidente lo sostendrá; sus logros, ya vimos, no.

La agenda política del país se redefinirá. Ese será uno de los costos (¿ganancias?) de esta elección. Para empezar, el Ejecutivo deberá converger con la de oposición si quiere avanzar. El Presidente deberá justificar temas torales para él, como el combate al narco, o sus medidas contra la inseguridad. También deberá someter su agenda económica en las dinámicas de un Congreso que le es adverso. Y los errores del primer tramo de su gobierno, que tuvieron un costo en 2009, serán reprochados durante el siguiente tramo. Muchos panistas creen que el PRI no es un enemigo. Sabe negociar… y sacar provecho. Pero el costo para el Ejecutivo es innegable. El castigo del electorado es real.

La abstención fue alta, pero no tanto como algunos esperaban. La sorpresa está en el voto nulo, que apenas tuvo unas cuantas semanas para promoverse. Un 3% o 4% de incremento sobre el índice “tradicional” de votos anulados ratifica a los partidos que hay una creciente fuerza que no cree en sus métodos. La Encuesta Nacional sobre el Sentir Ciudadano que organizaron Este País, IPN e ITAM da información fuerte: ¿se siente representado por su diputado federal? De los 14 mil 884 ciudadanos que respondieron ayer, uno de cada dos (46%) dijo que no se siente representado.

Apunte final: ¿Y la lista de quienes operan las guarderías subrogadas del IMSS? Van 31 días desde la tragedia en Hermosillo, Sonora. Y ya pasaron las elecciones…

Bajo Reserva

Anuncios

Acerca de Leo Agusto

Periodista mexicano en el papel de columnista político.
Esta entrada fue publicada en Elecciones 2009. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s