Onán y el voto blanco / Rafael Cardona

Cuando bauticé la singular forma de protesta ciudadana (si eso fuera en verdad) del voto en blanco como el “Onanismo electoral”, me llovieron críticas, condenas e inevitables frases de humor.

Hasta Leo Zuckerman, el conocido experto del CIDE en asuntos electorales y políticos, dijo en la radio:

¿Y qué tiene de malo el onanismo?

Pues ahí sí la cosa se sale (en todos sentidos) de la materia política. Todo depende quién lo practique.

Pero la especie ha sido, desde mi punto de vista, sobrevalorada. Muchos hombres y mujeres inteligentes se han adherido a esa idea y aún más, la han promovido en los espacios públicos donde externan sus análisis, juicios y opiniones.

A continuación me interesa reproducir algunos dichos ajenos con un ánimo de contribuir a la discusión del asunto. Me parecen posiciones claras, en las cuales resalta una idea común: la protesta. En todo caso no son sino ejemplos pues si cada cabeza es un mundo, hoy cada cabeza es un argumento. Al menos en esto de la blancura o el rechazo.

MANUEL CAMACHO.- “…Esta protesta ciudadana puede tener cuatro desenlaces después de la elección: diluirse; exacerbar el descontento; acelerar las respuestas autoritarias del régimen; o contribuir a oxigenar la vida política y reencauzar la inconformidad social por vías pacíficas y democráticas hacia 2012.

DENISSE DRESSER.- …Anular es votar. Es contribuir. Es diagnosticar problemas con la intención de proponer soluciones. Es apelar a los partidos para que comprendan la crisis de representación que han creado y busquen maneras de afrontarla. Y aunque el movimiento impulsado entre tantos mexicanos reúne diversos reclamos, parece haber consenso en torno a algunos ejes. La necesidad de darle (sic) a los ciudadanos una forma de castigar o premiar a sus representantes…

JORGE CHABAT.- ¿…Por qué mejor en lugar de mandar al diablo las elecciones, llamado a anular el voto, no mandamos al diablo la impunidad y la no reelección? ¿Por qué no canalizamos el malestar que existe con la democracia a hacer que la democracia funcione mejor y no a destruirla? ¿Por qué mejor no reparamos el pesebre en lugar de patearlo..?

JACOBO ZABLUDOVSKY.- “…El voto en blanco es la Iglesia en manos de Lutero. La ocasión hace al ladrón. De todos modos, los votos en blanco serán anulados. Y por lo tanto, contarán como nulos.

“Por eso es mejor el tachón. Rayas cruzadas, atravesadas, engarzadas, curvas o rectas, que no dejen lugar a dudas sobre la intención del votante. Obsérvese que no es una abstención. Es un voto, una manera legal, porque no está prohibida, de votar.

“Es un voto que expresa una voluntad de influir para cambiar. Lo declararán nulo. De eso se trata. La declaración será certificado de nacimiento de una manifestación que, por pequeña que sea, nadie podrá ignorar. Constará en las actas. Votamos. Somos los del voto nulo. No tenemos pastor y no somos corderos. Somos los vecinos del 19 de septiembre de 1985”.

JOSE ANTONIO CRESPO.- “…Una de las inquietudes más fuertes ante el dilema sobre votar, anular el voto o abstenerse, es ¿quién resulta favorecido de un escaso voto efectivo? En una sociedad sospechosista hasta la médula, muchos se preguntan qué oscura fuerza está detrás de la campaña a favor del “no voto” (cualquiera que sea su modalidad), qué partido o personaje patrocina esa corriente de opinión.

“Hay quienes se niegan a creer que algunos ciudadanos simplemente no se identifiquen con ningún partido, que les han perdido la confianza, que están enojados con ellos por sus diversos abusos e injustificados privilegios y que se han organizado espontáneamente en diversos movimientos inconexos entre sí”.

AGUSTIN BASAVE.- “Creo que la estrategia del voto nulo es una respuesta natural y legítima ante la crisis de la política y que la reacción de las dirigencias partidistas es lamentable. En lugar de satanizarla deberían reconocer que la ciudadanía tiene todo el derecho de recurrir a ella, tomar nota de su inconformidad y abanderar sus demandas”.

Pero ante estas ideas en las cuales es muy fácil advertir la raíz del descontento, la escasa representatividad de la democracia representativa y la falta de cumplimiento —es decir el diputado nulo—, genera búsquedas y tentaleos en el laberinto. Todos nos han dicho cuántas razones hay para no estar conformes, pero nadie nos ha dicho cómo se organiza la sociedad para generar acciones políticas en lugar de condenas morales.

—¿Si usted viviera en San Pedro Garza García votaría contra el PAN de la narcocomponenda; dejaría su voto en blanco o lo anularía?

Yo ni siquiera iría a votar.

racarsa@hotmail.com

La Crónica

Anuncios

Acerca de Leo Agusto

Periodista mexicano en el papel de columnista político.
Esta entrada fue publicada en México y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s