Las influencias y los apellidos / Rafael Cardona

El gobierno de Sonora ha emprendido una repugnante tarea de limpieza de su imagen cuando lo necesario es la justicia, no la grilla mediática. Eduardo Bours, el gobernador en cuyo imperio económico no se pone el sol, recorre las estaciones de radio y TV del DF (las de allá le importan menos) para prometer con un tono fallidamente condolido una legalidad futura puesto de pie sobre la tarima de las corruptelas y tráfico de influencias del presente.

Podríamos decir, como en el caso histórico de Roberto Madrazo: “¿Tú le crees a Bours? Yo tampoco”.

Como tampoco se les puede creer a otros de los protagonistas o a sus familiares en este imperdonable crimen múltiple. Total, quien no tiene responsabilidad no debe actuar como si la tuviera.

El 31 de mayo pasado el periódico El Imparcial, de Hermosillo, publicó una amplia reseña en su sección de sociales. Así la encabezó: “Festejan a Mercedes Gómez del Campo de Zavala. Asisten a la bonita celebración”.

“Rodeada de cariño —dice la nota de la “bonita” fiesta— celebró 80 años de edad doña Mercedes Gómez del Campo de Zavala, madre de Margarita Zavala de Calderón, quien acompañada de su esposo, el presidente de México Felipe Calderón Hinojosa, y de sus hijos, arribó al festejo durante el cual se hicieron acompañar de familiares y amigos, entre los cuales estuvieron Jorge, Soledad, MARCIA y Roberto Gómez del Campo, así como Carlos Gómez del Campo, Florencia Laborín, Marina Leyva de Gómez del Campo y Jerónimo Gómez del Campo, compartiendo este bonito evento familiar”.

Y en despliegue fotográfico, estos pies:

“Marina Leyva, Carlos Gómez del Campo y Florencia Laborín, acompañados de Felipe Calderón.

“Carlos Gómez del Campo, Florencia Laborín, Margarita Zavala Gómez del Campo, Marina Leyva, Jerónimo Gómez del Campo y el pequeño Juan Pablo Calderón Zavala.

“Jorge Gómez del Campo, Soledad Abascal, Roberto Gómez del Campo, MARCIA TONELLA, Diego Zavala y la festejada Mercedes Gómez del Campo, entre otros miembros de la familia.

“Jorge, Soledad, MARCIA y Roberto Gómez del Campo con el presidente Felipe Calderón”.

Todo lo anterior no tendría ninguna importancia si no constituyera una evidencia del trato reciente de la familia Calderón-Zavala con la señora Marcia Matilde Altagracia Gómez del Campo, a quien la esposa del Presidente dice no conocer personalmente a pesar de haber estado juntas en una fiesta familia hace apenas unos cuantos días.

MURAL publicó en Guadalajara: “La Primera Dama, Margarita Zavala, reconoció ayer su parentesco con una de las propietarias de la guardería ABC y que la relación familiar nunca debe estar por encima de la ley. ‘Aunque yo no la conozco personalmente, tengo entendido que tenemos un bisabuelo en común’, dijo a Notimex”.

Un comunicado emitido por el Gobierno del Estado de Sonora el pasado fin de semana dio a conocer:

“El Registro Público de la Propiedad de la Secretaría de Hacienda del gobierno del estado (de Sonora) confirmó este sábado que la guardería ABC, subrogada al IMSS, está registrada en los archivos bajo la razón social ABC, S.C. y los propietarios son Gildardo Francisco Urquides Serrano, Sandra Lucía Téllez Nieves y Marcia Matilde Altagracia Gómez del Campo Tonella”.

Aquí nos hallamos frente a un caso severo de amnesia familiar.

El ojo del macho

Para taparle el ojo al macho, como dice la frase popular y antigua, el gobierno de Sonora sacrificó dos chivitos expiatorios en abierta contradicción con las explicaciones de Bours en torno del tráfico de influencias. El gobernador dice: no hubo nada indebido en la subrogación, pues viene del año 2001, cuando no eran funcionarios, como si en ese tiempo estas personas no hubieran sido ilustres ciudadanos(as), con apellidos brillantes y blasones refulgentes.

Pero como sea, culpables o no, ya fueron removidos de sus cargos Antonio Salido Suárez (esposo de Marcia) y Alfonso Escalante Hoeffer (marido de Sandra Téllez), quienes anunciaron esta tarde su renuncia a los cargos de subdirector general administrativo de la Secretaría de Infraestructura y Desarrollo Urbano y subsecretario de Ganadería estatal, respectivamente. Si se llegara a probar alguna responsabilidad de estas ilustres señoras, ninguna culpa tendrían sus cónyuges, especialmente si se consideran las declaraciones de Bours. ¿Entonces?

Corrección

Enrique Francisco Soto me corrige. Juan Blanco (el “blanco” de la discordia) no fue alcalde en Juárez, lo fue de Chihuahua. Gracias y perdón por el dislate.

racarsa@hotmail.com

La Crónica

Anuncios

Acerca de Leo Agusto

Periodista mexicano en el papel de columnista político.
Esta entrada fue publicada en guardería ABC y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s