Guardería: ¿quién miente? / Ricardo Alemán

Ahora resulta que, contra lo que muestran testimonios y evidencias de la tragedia en la que murieron al menos 42 niños —al incendiarse la guardería donde eran albergados—, los gobiernos municipal, estatal y federal a través del IMSS, parecen picados por el síndrome de “Pilatos”. De un plumazo, simple y llanamente se lavan las manos.

Resulta que todo estaba en regla, según el alcalde Gándara —quien ahora sí muestra sensibilidad y declara tres días de duelo— y el gobernador Bours. A su vez, en declaración que ofende a todos y al sentido común —ya que existen testimonios gráficos de todo lo contrario— Daniel Karam, el director del IMSS, sostiene que la guardería “cumplía” los lineamientos del caso. Luego cambió y antepuso el “aparentemente cumplía”. Hoy tendrá que reconocer los elevados niveles de corrupción que existen en el IMSS.

Lo cierto es que, según testimonios de vecinos y personas que ante la emergencia se convirtieron en rescatistas durante los primeros 15 minutos de la tragedia —testimonios transmitidos a micrófono abierto por la estación local de radio XEDI La Fuerza de la Palabra—, la guardería ABC no tenía salidas de emergencia desde que se inauguró en 2001, los techos y paredes eran de material altamente inflamable; no había tanques de espuma para apagar el fuego, además del hacinamiento de los casi 140 niños atendidos en un lugar insalubre, en constante riesgo por localizarse entre un depósito de automóviles decomisados —de riesgo explosivo— y una llantera, muy inflamable…

Lo más grave, sin embargo, es que según los mismos reportes no era la primera ocasión en que la llantera era la fuente de un incendio, y que los sistemas de Protección Civil tanto del municipio como del Estado —porque los poderes estatales están en Hermosillo— resultan totalmente obsoletos.

Una imagen describe la ineficacia de los tres órdenes de gobierno, en una tragedia que no puede terminar en lo mismo que, por ejemplo, el caso New’s Divine: dijo a la misma frecuencia de radio un testigo: “Cuando vimos que los maestros desesperados sacaban a los niños con la piel en tiras, porque se estaban quemando, quisimos entrar para ayudar, pero no era posible… no había bombas para apagar el fuego, sólo por una puerta se podía salir, pero estaba bloqueada… un chavo con su Cheyenne tiró la barda, y gracias a eso pudimos entrar a sacar a los niños. Si no es por eso, todos estarían quemados..”. Ya no mientan, asuman su responsabilidad.

En el camino

Las leyes de la opinión pública se expresarán en Sonora. Castigarán al ineficiente gobierno de Bours. Al tiempo.

El Universal

Anuncios

Acerca de Leo Agusto

Periodista mexicano en el papel de columnista político.
Esta entrada fue publicada en Corrupción y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s