La PGR y sus fuentes poco confiables

Que el garganta profunda de la PGR en el proceso contra los ahora 30 arraigados de Michoacán no tiene el mejor de los pasados.

Cuauhtémoc Portillo Negrete, un ex policía ministerial que como testigo protegido acusó a los alcaldes y funcionarios de estar vinculados a la delincuencia organizada, tiene en su foja una orden de aprehensión por encubrimiento (139/2005-I).

El año pasado, además, Portillo Negrete acusó al finado comandante de la policía ministerial, Jehová Cortés, de estar relacionado con el narco y recibir por ello 20 mil dólares mensuales. Tras 90 días de arraigo, Jehová fue puesto en libertad, porque no se le pudo probar nada.

Trascendió

Anuncios

Acerca de Leo Agusto

Periodista mexicano en el papel de columnista político.
Esta entrada fue publicada en Narco y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s