La política en la red / Antulio Sánchez

No es que Obama haya sido el precursor en el uso de internet en el campo de la política, pero sí fue el político que a escala mundial le ha sacado el mayor jugo a la red. Sin embargo, ese auge que tuvo se debió a dos factores, por un lado a la decidida apuesta de Obama por usar la red como un recurso de difusión política de sus propuestas; el otro, que ya existía una sólida demografía conocedora de la red (227 millones de usuarios que equivalen a una penetración de 75 por ciento de la población) y que incluso desde tiempo atrás venía ya usando el ciberespacio para trámites gubernamentales.

Hace varios años Lawrence Grossman había referido en su libro La república electrónica que las redes electrónicas estaban destinadas a reconfigurar el quehacer político, a alterar el concepto de democracia y ser la solución a la actual crisis de confianza y participación en los asuntos públicos que viven las democracias en el mundo contemporáneo.

Si bien lo puesto en marcha por Obama está muy lejos de hacer realidad la utopía de Grossman, lo cierto es que su campaña ha sido interesante y puede dar pie a ricos análisis en ciencia política, sociología política o incluso hasta la misma psicología política. Cerca de mil millones de correos electrónicos se desplegaron a lo largo de los servidores que están instalados en territorio estadunidense para pedir el apoyo a Obama y solicitar su respaldo económico a su campaña, se usaron diversas redes sociales para apuntalar exitosamente su figura y para trabar contacto con sus potenciales electores.

Así, en el pasado proceso electoral estadunidense, vimos que el uso de internet evidenció cómo se pueden dar un flujo de comunicación entre los ciudadanos y los políticos, que la red se volvió un soporte digital para la participación y la propaganda electoral. La red se usó con eficacia en doble sentido: de la ciudadanía hacia las mismas personas y desde los políticos hacia los ciudadanos.

Pero mientras en Estados Unidos la red ya se ha vuelto un instrumento de difusión política, para potenciar a ésta con lo digital, en nuestro país seguimos con los equívocos, como las actitudes torpes del Tribunal Electoral Judicial de la Federación que sigue haciendo gala de incompetencia e incongruencias en sus fallos y ahora ha decidido prohibir curriculums de funcionarios y políticos colocados en sitios de internet y, de paso, meter al IFE en más honduras.

Asanchez@milenio.com

Anuncios

Acerca de Leo Agusto

Periodista mexicano en el papel de columnista político.
Esta entrada fue publicada en Elecciones 2009 y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s