Amalia García cae en sus propias trampas

Por lo menos dos bumeranes persiguen a la gobernadora de Zacatecas, Amalia García. Primero acusó a Ricardo Monreal y a sus hermanos de narcotráfico, sin tener, hasta donde se sabe, pruebas irrefutables a la mano. Ahora el senador es percibido como víctima de acoso político, sea culpable o no de delito alguno. Después, la gobernadora filtró los videos de la fuga de 53 reos del penal de Cieneguillas, nos explica una fuente, “para tratar de inculpar a agentes federales y así evadir su responsabilidad”. Y pues no, no eran agentes federales. La PGR aclaró, ayer mismo, la versión, en una conferencia que no estaba programada como se dio. Mientras el problema de inseguridad relacionado con el narcotráfico se ha agudizado en Zacatecas, doña Amalia se entretiene jugando al ajedrez político.

Bajo Reserva

Anuncios

Acerca de Leo Agusto

Periodista mexicano en el papel de columnista político.
Esta entrada fue publicada en Narco y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s