La mafia del tasajo / Salvador García Soto

La muerte de una activista lopezobradorista confirma que Oaxaca se encuentra dominado por un grupo dispuesto a todo para mantener el poder

El mensaje fue claro y directo para Andrés Manuel López Obrador: “En Oaxaca no podemos darle garantías sobre su integridad”. El mensajero fue más bien difuso, aunque perfectamente identificable. El estilo, inconfundible; el mismo de la mafia política que desapareció a dos líderes guerrilleros del EPR en ese estado sin que nadie sepa desde hace ya dos años dónde están.

El primer aviso para López Obrador llegó hace poco más de dos semanas. Un enviado le transmitió la advertencia de que su anunciada residencia temporal en tierras oaxaqueñas, para hacer activismo político, era “bajo su cuenta y riesgo”. El tabasqueño, que se crece en el papel de mártir y víctima de complot, por supuesto desoyó el amago disfrazado de consejo. Unos días después de aquel “aviso”, fue asesinada en la región de la costa oaxaqueña Beatriz López Leyva, una activista que coordinaba las giras y comités a favor de AMLO en esa zona.

¿Hay conexión entre aquel mensaje que confirman los cercanos a López Obrador y la muerte de López Leyva? No la han probado, pero grupos afines al movimiento lopezobradorista y que apoyan su estancia temporal en Oaxaca han relacionado el crimen y las amenazas a AMLO. Azael Santiago, dirigente de la sección 22 del SNTE, sostuvo que el crimen de la también simpatizante de la APPO “es uno de tantos más cometidos durante este gobierno autoritario y represor”, y mencionó directamente al gobernador Ulises Ruiz Ortiz. “Es una política de terror para acallar la voz de los inconformes”, señaló.

¿Pero qué hace López Obrador en Oaxaca y por qué fue a desafiar a la versión mixteca de Vito Corleone y su peligrosa mafia del tasajo? Formalmente, el autonombrado “presidente legítimo” dice que quiere completar su recorrido por la totalidad de los municipios indígenas del país que se rigen bajo gobiernos de usos y costumbres, de los que hay 418 en Oaxaca.

En realidad, Andrés Manuel se mudó por unos meses a la región de Los Valles porque quiere apuntalar la enésima candidatura del senador Gabino Cué, quien ya se prepara para volver a disputarle la gubernatura al grupo de Ulises Ruiz.

Con el apoyo de la figura lopezobradorista y con las redes de la APPO, el SNTE y otras organizaciones opositoras al actual gobernador, Cué busca la revancha de aquella elección de 2004, cuando se quedó a un punto de derrotar a Ulises, en una cerrada contienda que tuvo que definirse en los tribunales.

La muerte de la activista lopezobradorista Beatriz López Leyva, cuyo esclarecimiento y castigo a los asesinos es obligado y urgente para evitar que desde ahora se tiña de sangre la contienda por la gubernatura oaxaqueña del próximo año, podría ser o no un mensaje para AMLO, pero sin duda es la confirmación de que Oaxaca se encuentra dominado por una auténtica mafia, una mafia política dispuesta a todo con tal de mantener el poder.

El Universal

Anuncios

Acerca de Leo Agusto

Periodista mexicano en el papel de columnista político.
Esta entrada fue publicada en Amlo, EPR, Impunidad, Oaxaca, PRI, SNTE, Ulises Ruín. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s