Obama en México tv / Álvaro Cueva

••• Ayer llegó a México el presidente de los Estados Unidos y los canales que interrumpieron sus transmisiones regulares para pasar, en directo, la ceremonia de bienvenida fueron XEW-TV, Azteca 7, Milenio Televisión, Cadenatres, Proyecto 40, Telefórmula, CNN en español y Fox News.

••• Sí, el próximo domingo va a ser una locura de estrenos pero si me permite una recomendación, échele un ojo al primer capítulo de la nueva temporada de la serie “Epitafios” en un magno lanzamiento que unirá las señales de HBO, HBO Plus y MaxPrime. ¡Búsquelo!

••• Hoy es viernes de “Noche en la ciudad”, el “late show” de Rodrigo Murray que se transmite a las 23:00 horas por Once TV México como parte de su nuevo paquete de programación.

••• Desde hace varios días que Canal 5 está pasando en nuestro país, a las 17:00 horas, el exitosísimo formato dramatizado chileno “Karkú”, una telenovela juvenil tan buena o tan mala como “Casi ángeles” y “Patito feo”.

•••¿Qué es lo que más destaca de las coberturas que las televisoras nacionales hicieron ayer de la ceremonia de bienvenida a Barack Obama? Que XEW-TV fue el único canal que se molestó en contar con Joaquín López Dóriga, el periodista titular de su noticiero más importante, para cubrir la nota. Faltaron Javier Alatorre, Ciro Gómez Leyva, Pedro Ferriz de Con, Hannia Novell y José Cárdenas en semejante acontecimiento.

••• “La rosa de Guadalupe” también le está entrando al tema del narcotráfico. ¡Guau! ¡Qué apertura! Si después de eso “Cada quien su santo” no se mete con la Santa Muerte, el contraste editorial entre TV Azteca y Televisa pudiera adquirir tintes hiperdramáticos. Vamos a esperar.

•••¿Está padre “Noche en la ciudad”? Sí y no. Sí, porque Rodrigo Murray tiene años haciendo esa clase de emisiones, porque su lista de contactos es de lo más atractiva y porque ese programa es él y él es bueno. Punto. No, porque la producción va más allá de lo miserable, porque Rodrigo carece del más mínimo apoyo para destacar y porque los chistes que le redactan sus escritores son una desgracia. ¡Hasta me da la impresión de que los ilustran con risas grabadas!

••• ¿Cuál es la nota en relación a la llega de “Karkú” a México? Que alguien decidió que los chilenos no hablaban español y que los mexicanos éramos poco menos que unos retrasados mentales incapaces de entender otro acento y… ¡la doblaron al español mexicano!

••• Fue muy significativo que ningún canal de televisión público del Valle de México haya querido interrumpir sus transmisiones para pasar el día de ayer, en vivo, la ceremonia de bienvenida a Barack Obama. Qué mal, Once TV México, Conaculta Canal 22, Canal del Congreso, Canal Judicial y Canal 34 del Sistema Mexiquense de Radio y Televisión. ¡Qué mal!

••• “Noche en la ciudad” es lo mismo que “Es de noche y ya llegué”, que “El pelón de noche” y que “Ya es ½ día en China” pero en vacío. No hay ni una maldita edecán que le haga fiesta a Rodrigo Murray, ya no se diga una luz más o menos planeada, o movimientos audaces de cámaras. Y luego el poco público que acude al estudio está sentado, mirando hacia otro lado, durante la parte del monólogo. ¿Así o más lamentable?

••• Si alguien ama, protege y defiende a los actores de doblaje de este país soy yo, pero el doblaje mexicano de “Karkú” es pésimo, desde la adaptación que aniquila el color original de la serie hasta la ausencia de intención en algunas voces pasando por detalles tan espeluznantes como que el movimiento de los labios de los personajes no coincide con el sonido de los parlamentos. ¡Qué ganas de tronarla! ¡Se repite la historia de “Alejo y Valentina”!

•••¿Para qué sirven los medios públicos si ni el mismísimo presidente cuenta con ellos cuando se enfrenta a una situación como la ceremonia de bienvenida para un mandatario como Barack Obama? Y lo peor es que esto no parece importarle ni a Felipe Calderón. ¿Entonces para qué los tiene? ¿Para qué los mantiene?

••• Si a usted no le gustan los programas como “Hazme reír” y “El gran desafío”, las caricaturas como “Los Simpson (20)” o las series como “Epitafios (2)”, luche por ver el próximo domingo a las 20:30 horas por Infinito “Masacre en Jonestown”, un documental de primer nivel sobre el mayor suicidio colectivo de la historia. ¿Se acuerda: Guyana, 1978? ¡Uff! Indispensable.

acueva@milenio.com

Anuncios

Acerca de Leo Agusto

Periodista mexicano en el papel de columnista político.
Esta entrada fue publicada en Barack Obama, Felipe Calderón, Mass Media, Medios, Rating, Televisa, Tv Azteca, USA. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Obama en México tv / Álvaro Cueva

  1. Gladys Rabanales Luttmann dijo:

    LAS TELENOVELAS MEXICANAS ¿LAS MEJORES DEL MUNDO?
    ATENTAN CONTRA LAS TELENOVELAS DE FERNANDO GAITAN
    SIN DUDA EL TRONO ES DE LAS COLOMBIANAS
    Quisiera preguntarle a usted que tiene toda la autoridad y la sabiduría de años de ser critico de televisión, o a usted que tiene años de ser televidente si de verdad las telenovelas mexicanas ¿son las mejores del mundo?, lo anterior se lo pregunto porque es increíble que todas absolutamente todas las producidas por televisa y tv azteca giran en torno a lo mas obscuro del ser humano, nos quejamos d la violencia en nuestro México y se le rinde culto y pleitesía a través de las telenovelas mire siempre hay un loco, asesino, la que quiere separar a los que se quieren y de verdad ya estamos cansados de que siempre sea lo mismo y cada vez peor entre mas sangre se muestre mejor tal es es el caso de Lucero en: ”mañana es para siempre o en la “alma de hierro” donde se la tal Rita se pico los ojos con una tijera y se vio todo lo mas sangriento dando una escena sumamente sangrienta y grotesca y que tal los desnudos ya explícitos en la nueva novela de Karla Estrada productora que era la única que defendía los valores y ahora muestra escenas muy fuertes en su nueva telenovela “sortilegio”.
    Seamos realistas aunque se diga que los niños no deben ver telenovelas muchos las ven ya no pueden sentarse los papás a disfrutar una novela familiar.
    Me podrán decir que “patito” o “Hasta que el dinero nos separe” pero estas son refritos mal hechos de las excelentes novelas colombianas de Fernando Gaitán al pobre los productores mexicanos le piden sus novelas y las destrozan y embarran de su “creatividad” por ejemplo “Betty la fea la original “ cargada de valores de caracterizaciones reales y SIN NI UN SOLO ASESINATO O LOCOS DEMENTES nos mantuvo al borde del asiento llena de situaciones positivas como:
    Que las personas poco agraciadas pueden triunfar,
    Amistades verdaderas, la honradez, el respeto a los padre etc.
    Pasión de gavilanes la tomó televisa y la hizo en “fuego en la sangre” y la llenaron de violaciones y cosas negativas le dieron en la torre a la original
    Lo mismo hicieron con Betty en la pésima y caricaturesca versión de Angélica Vale
    Donde están las historias de gente normal de ahí el excelente talento de Fernando Gaitán que sin recurrir a asesinos, locos, secuestradores, deja de angustiar a la gente y aun así nos mantiene interesados desde aquí, desde México, les ruego a todos los escritores y productores de novelas argentinas, colombianas, y latinoamericanas por favor no se dejen llevar por el pésimo ejemplo de las telenovelas mexicanas que le rinden culto a las tinieblas y a lo mas oscuro del ser humano para JUSTIFICAR SU ASQUEROSA FALTA DE CREATIVDAD argumentaran que eso nos gusta a los mexicanos NO ES VERDAD LO QUE PASA ES QUE YA NO TRANSMITEN SUS NOVELAS COMO LO FUE CAFÉ CON AROMA DE MUJER, la original de Colombia obviamente con ese tono de hablar tan lindo y dulce que aquí en México les quitan a los actores de allá y muchas no las pasan aquí porque quieren adueñárselas y “ADAPTARLAS” a verdaderas porquerías que como no hay nada mas que ver no queda de otra que tragárselas.
    Ya basta de tanto asesinato y sangre en la televisión AUXILIO COOOLOOOOMBIAAA
    FERNANDO GAYTAN POR FAVOR NO SE DEJE CONTAMINAR Y EXIGA QUE SUS GUIONES SE RESPETEN NO SE DEJE Y REGALENOS SUS GUIONES FIDEDIGNOS LLENOS DE VALORES Y DE CREATIVIDAD

  2. Fernando dijo:

    SR. ÁLVARO CUEVA:

    Motivos me sobran para dirigirme a usted y distraerlo de sus múltiples ocupaciones. Sin embargo, hay uno que considero de vital importancia y que la mayoría de las personas pasamos por alto: el lenguaje. Como sostiene Eugenio Coseriu: “[…] hablar [o escribir] incorrectamente es un hecho de incultura, un hecho de desprecio frente a este tipo de cultura, cultura básica de todas las comunidades, que es la tradición lingüística, la tradición, en este caso, idiomática. Y el desprecio por la cultura es mal gusto”.

    Existen reporteros, periodistas, columnistas, etcétera que carecen de los más elementales conocimientos de la gramática española, y pese a ello, se toman la libertad de criticar a diestra y siniestra a muchas personas. (Anexo un archivo en donde hago unos comentarios de lo que usted escribe. Las palabras entre paréntesis son mías). Aprender a leer y a escribir son los mayores acontecimientos en el desarrollo intelectual de una persona. Usted no tiene idea de lo que es escribir.

    Muchas veces tuve la tentación de darle mi opinión, por escrito, acerca de su columna. En un momento de ocio leí la que publicó el 19 de julio de 2009 en el periódico Milenio Diario, Mi crítica está dedicada a los “chistositos, groseritos y socialité”, (como usted los llama) que sólo atentan contra el periodismo.

    Espero que me desmienta, con lo cual me veré obligado a ofrecerle una disculpa.

    Atentamente

    Fernando Sánchez

    OJO POR OJO (¿Esta tres palabras son una invitación a la violencia, esa violencia de la que se queja en el siguiente texto? Tú me haces y yo te hago.)

    La venganza del vampiro (nada que ver. Está fuera de contexto la palabra vampiro) canadiense

    Álvaro Cueva

    •Acentos

    Estoy furioso (¿A alguien le importa que usted esté furioso?¿Sería mejor decirlo con el sentido que le dé a sus palabras?, ¿o me va a comentar después que ya está contento?) con esta (¿con esta o con esa?) historia de las visas a Canadá (¿de las visas a Canadá? ¡Válgame dios! ¿Qué expresión es esa?, ¿tal vez quiso decir: visas que expide Canadá a los mexicanos que quieran visitar a ese país?), pero no por las visas ni por cómo se decidió que se aplicaran (¿Se aplican las visas, se exigen o se expiden?), sino por todo lo que hay alrededor (¿Nada más alrededor o en este escándalo?) de este escándalo. (Se me hace que el escandaloso es otro.)

    ¿Qué? (¿Qué de qué? ¿Es bronca o qué?) Un vergonzoso ejercicio de soberbia de la clase media mexicana (¿Sólo de la clase media? ¿Seguro que nadie más está inmiscuido?), una campaña de desprestigio contra Canadá y su embajada, y un macabro (¿Qué dislate es éste, mi muy “afamado”, “culto” y “distinguido periodista”. De acuerdo con la RAE macabro significa: macabro, bra. (Del fr. [danse] macab[r]é, [danza] macabra). 1. adj. Que participa de la fealdad de la muerte y de la repulsión que ésta suele causar. 2. adj. Dicho de una persona: Aficionada a cosas macabras. Si se da cuenta –eso espero- su calificativo está fuera de contexto.) caso (¡Ni al caso!) de distracción social.

    Como usted sabe (¿Cómo sabe que yo sé?), de un día para otro, Canadá decidió que los mexicanos necesitábamos (¿Necesitábamos?) visa para ir a ese país (El gobierno canadiense decidió que cualquier mexicano que quiera visitar Canadá necesita de una visa expedida por ese país.), lo cual le complicó la vida a miles de personas que estaban a punto de ir para allá (No tengo la menor duda en afirmar que usted escribe como habla. Supongo, deduzco, intuyo, creo, pienso, que si estudió comunicación sabe perfectamente que proceder así en la escritura es un grave error).

    La cosa (Hay un vicio del lenguaje llamado cosismo. Le sugiero se documente.) se puso peor porque los nuevos (¿Había viejos?) requisitos para obtener la visa canadiense son particularmente complicados (¿Y generalmente cómo son?) y porque la embajada de Canadá en el Distrito Federal no estaba preparada para atender (¿Para atender o para darle seguimiento y finalización?) semejantes (¿Semejantes a qué o a quién?) trámites.

    Si a esto le agregamos (¿Otra vez en plural? ¿Le enseñaron en su escuela que cuando una persona es la que escribe debe hablar y referirse en singular y no adjudicarle a otros lo que siente, piensa, dice, conoce, etc.?) las duras experiencias que nuestro país vivió (¿Vivió? Tal vez quiso decir padeció, experimentó, etc.) con algunas naciones a raíz de lo de la (¡Virgen santísima! Parece trabalenguas. Pero eso no es todo, la misma expresión la utiliza en este texto, más adelante. Supongo que se debe a su amplio vocabulario que seguramente emplea.) influenza, la caída del turismo (¿Caída del turismo? Por lo menos entrecomille las palabras para que yo entienda que es una expresión figurada. Me imagino que usted quiso decir la disminución del turismo, porque disminuir no es lo mismo que caer.) internacional y el shock de las noticias de todos los días, el resultado es una invitación a la violencia (¿Está seguro que ese fue el resultado? ¿Usted es el Walter Mercado mexicano o el Brujo mayor? Hasta donde mi nada confiable memoria recuerda, sólo se han inconformado, pero de violencia nada de nada. Si estoy equivocado, por favor desmiéntame).

    Mire, no nos hagamos tontos (¡Está poniendo en duda la inteligencia de lector! Si usted quiere hacerse el tonto es su problema). A lo mejor usted es una persona muy decente (Ahora no se hizo tonto, sino que realmente me comprobó que es usted muy tonto. Pero no se alarme, ser tonto no es un delito, al menos en México, sino casi todos estaríamos tras las rejas. Por eso escribe como escribe. Ser decente no es lo mismo que ser honesto. ¿Está de acuerdo o quiere que se lo explique con palitos y bolitas? Yo puedo “jugarle chueco” con toda la decencia del mundo; pero si soy honesto, entonces no puedo ser “chueco”.) y esto que le voy a contar ni remotamente había pasado por su cerebro (En eso estoy de acuerdo. Ahora sí, usted fue muy preciso con sus palabras. Semejantes tonterías sólo pueden pasar por el cerebro de personas como Álvaro Cueva), pero los mexicanos (¿Cuáles mexicanos? ¿Se refiere a mi papá, a mis hermanos, a su mamá, a sus amigos? Al menos yo no tenía ni tengo intenciones de visitar Canadá) le estábamos jugando chueco (Por lo menos entrecomille “jugando chueco”, porque es una expresión “dominguera”. Le sugiero que amplíe su vocabulario, por caridad cristiana) a los canadienses.

    ¿En qué sentido? En que muchas personas (Ahora ya no son los mexicanos, sino muchas personas. Muy bien señor “periodista”.) se iban (¿O se fueron?) para allá de megamojados (¿Megamojados? ¿Qué expresión es esa? Sería “más mejor” utilizar otra palabra.) o, peor tantito, (¿Y qué tanto es “tantito”) dizque de asilados políticos para escapar de nuestra triste realidad (Mi realidad, casi estoy seguro, no es igual a la suya. Es como si yo afirmara que: “la triste realidad del periodismo es que escriban los ‘periodistas’ tan mal como lo hace usted. ¿Verdad que no es cierto?).

    Y una cosa (Otra vez “cosa”. Ya no le siga porque me va a dar “cosa”.) es que Canadá sea un país muy avanzado en materia de derechos humanos, y otra que abusemos (¿Nuevamente en plural? ¡Qué necio es usted!).

    No sé usted (¡Ahora sí no sabe!), pero al menos yo sí conozco (Lo felicito por ser tan conocedor. Debería empezar por conocer el lenguaje.) un negocio que, hasta antes de lo de las (¡El “periodista” de los trabalenguas!) visas, ofrecía colocar (¿Colocar o conseguirle un empleo? ¿A eso se refiere? Si estoy equivocado, le ofrezco una disculpa. Otra más para no perder la costumbre.) a cualquier mexicano (¿Estás seguro que a cualquier mexicano? ¿Me lo puede jurar colocando la palma de su mano sobre la Biblia?) en Canadá, aprovechándose de la buena voluntad de esa nación, (¿Lo iba a colocar si se aprovechaba de la buena voluntad? ¿A eso se refiere? Disculpe mi ignorancia, pero no sé qué quiso decir.) a cambio de una cuota como de pollero de Ciudad Juárez (Hasta donde mi poca experiencia me lo permite, lo que un indocumentado le paga a un “pollero” no se le llama cuota, ¿o sí? ¡Por caridad cristiana “sáqueme” de la duda!).

    Y tenía anuncios enormes en su fachada (¿En mi fachada? Déjeme “echarle un ojito”. No se vaya… Perdón por la tardanza, ya regresé y no hay ningún anuncio en mi fachada. No me asuste.) con la bandera de Canadá y toda la cosa (¡… y toda la cosa! Ya hasta me dio “cosa” que para todo use cualquier “cosa”. ¿No sabe decir otra “cosa”? ¡Pero qué “cosa” caballero!)

    Sí, estamos de acuerdo, (¿En qué estamos de acuerdo? ¿Me perdí de algo? ¿O de qué se trata todo esto?) todo fue muy rápido y violento, pero si hubiera (¡El hubiera no existe! ¿Se imagina si usted no hubiera escrito este texto?) sido de otra manera, imagínese la avalancha mexicana que hubiera llegado allá, en mala onda (¡En mala onda, o sea, no…! Te pasas, que mala onda eres, ¿me entiendes?, ¿no?), en tiempo récord.

    Comprendo (Qué bueno que lo comprende, a lo mejor les sirve de consuelo.) el coraje de todas esas personas que, sin tener vela en ese entierro (Ya no es historia, ahora se trata de un entierro.), perdieron tiempo y dinero, pero en lugar de rasgarnos las vestiduras (Ya no son las medias, ahora las vestiduras. Supongo que quien no tiene automóvil estará en graves problemas. ¡Otra expresión “dominguera”! ¡Qué manera de escribir! Perdón, corrijo: ¡Qué manera de crear un texto sin contexto!) es aquí donde nos tenemos que poner a pensar (¿Entonces antes sólo teníamos que leer sin pensar nada. Pero llegamos aquí, que para mí es allá… y nos da la orden ¿o sugerencia? ¿De qué nos tenemos que poner a pensar?).

    ¿Qué estamos haciendo mal los mexicanos como para que cada día se nos cierren más puertas del mundo globalizado? (¡Qué bárbaro! Ni a Sócrates, ni a Platón, ni a Aristóteles, se les hubiera ocurrido semejante pregunta! Tendría que contratar a un cerrajero.) ¡Qué! (¿Con signos de admiración o interrogación?)

    ¿Con qué cara (¿Con qué cara o con qué pretextos, razones, argumentos, etc.?) le exigimos (¿Se exige o se pide?) recepción de gala a los canadienses si nosotros (¿No le parece que ‘nosotros’ es exagerar un poco?) le (¿le o les? Me imagino que conoce la diferencia entre plural y singular.) ponemos obstáculos (¿Exigir una visa es poner obstáculos o es un requisito? Si yo quiero entrar en las instalaciones de Milenio y me piden una credencial oficial, ¿es ponerme obstáculos? Si yo deseo entrar en su casa y me pide que me identifique y me hace un sinfín de preguntas, ¿me está poniendo obstáculos?) iguales o peores a los brasileños, hondureños y ecuatorianos que quieren venir a nuestro país?

    Nos quejamos mucho de la soberbia argentina, (Me quejo más de la soberbia de infinidad de personas que “escriben” y no son precisamente argentinos. Para darle una pista me quejo más de quienes bailaban como monigotes y amanerados, para despedirse, en programas de TV, como “Ventaneando”.) de la vulgaridad (¿No era vulgar cuando bailaba ante las cámaras de TV?) de los spring breakers y de la mortandad (Usted -¿se da cuenta de que no hablé en plural?- no tiene ni la mínima idea del significado de muchas palabras. De acuerdo con la RAE, mortandad. -Alterac. de mortaldad-. 1. f. Gran cantidad de muertes causadas por epidemia, cataclismo, peste o guerra.) de hambre de algunos turistas que llegan aquí (¿En dónde es aquí? Porque con ese aquí no se refiere allá, sino a México. ¿Cierto o falso?) con una mano adelante y otra atrás.

    Pero a la hora de los trancazos, (Otra vez la violencia. ¡Qué bárbaro! Es usted un Licenciado en Ciencias de la Comunicación, y no se comunica con propiedad.) en las embajadas y durante nuestros viajes, somos pesadísimos (Si no se sabe comportar cuando viaja, es su problema. Seguramente no se le educó correctamente. Además no es lo mismo pesadísimos que antipáticos, pedantes, etc.), unos corrientes de primera (¡Es el colmo! No tiene la menor idea de lo que significa “corriente”. De acuerdo con la RAE, que ya me di cuenta que no la conoce, pero ni de vista, corriente significa: 10. adj. Dicho de una persona: De trato llano y familiar. Espero que note la diferencia. ¿Y todavía se atreve a decir “corrientes de primera”?) y las cantidades que aportamos son de dar pena ajena de tan pequeñas. (¿Con cantidades se refiere a dinero o a trancazos? Creo, supongo, intuyo, deduzco, que el que da pena ajena es usted. Dice estar contra la violencia, y comienza y termina este texto con que está furioso. No sabe escribir, ni pensar y además se contradice. ¡San Isidro labrador, quita a Cueva y pon a Paz! Sé que no rima, pero Ojo por Ojo.).

    Cada país está (¿Está o tiene?) en su derecho de ponerle (¿Ponerle o imponerle?) a otro los requisitos que quiera en materia de acceso a su territorio (Acaba de descubrir el hilo negro). Canadá no es la excepción. (Si ya dijo que cada país tiene el derecho, está de más decir que Canadá no es la excepción. ¿Cierto o falso? ¿O nos vamos a propinar trancazos?).

    Por lo mismo, (¿A qué se refiere con “por lo mismo”?) yo no puedo (¡Felicidades, ahora sí escribió en singular y no en plural. Para unificar un poco su texto usted tendría que escribir: “no podemos”. ¿O sí podemos? Aunque muchos aseguran que sí se puede, sí se puede.) creer el fenómeno mediático (Nadie le está diciendo que crea o que no puede creer. Sea directo cuando escriba –si a eso se le puede llamar “escribir”- y diga “no creo”) que se ha desatado en torno a estos ajustes administrativos (¿Es un ajuste administrativo? ¿Estaba desajustado?), como hay decenas, en muchas otras (Está de más “otras”) embajadas, cada año (¿Cada año?).

    ¡Ahora resulta que Canadá es nuestro enemigo! (No es lo mismo no estar de acuerdo con alguien o con algo, y otra muy distinta es definirlo como enemigo. No hay coherencia de ideas. Si no tengo la razón, nuevamente le ofrezco una disculpa. Si mis cálculos no me fallan, van como tres).

    ¿Cuál es la idea? ¿Desprestigiar a Canadá? ¿Atacar a su embajada? ¿A poco los afectados de este trámite son más que las víctimas de otras noticias? (¡Le suplico por la Santísima Trinidad que lea el párrafo anterior! ¡Que el Señor de los Cielos, por lo menos, lo agarre confesado! ¿Qué quiso decir?, porque mi nula capacidad intelectual me impide descifrar semejante “cantinfleada”.)

    ¿Acaso alguien piensa que los damnificados de las visas canadienses, por ser de cierto nivel socioeconómico, valen más que los damnificados de otras notas? (Primero son víctimas de otras noticias y ahora son damnificados no de noticias, sino de notas. ¿A poco no lo nota? Tanto las noticias como las notas deben ser parte de algún cártel mexicano).

    ¿Por qué tanto escándalo? (Escándalo es el que está haciendo usted al publicar tanta –con todo respeto- tontería) ¿Porque alguien lo pidió? ¿Porque Canadá no se anuncia en los medios mexicanos como algunos políticos que gozan de fuero televisivo? ¿A ese nivel nos estamos manejando ahora? (¿Y usted se atreve a hablar de nivel? ¿Existe el fuero periodístico? En vez de fuero, yo le diría: ¡Fuera, no sabe escribir!)

    ¡Aguas! (¿Frescas o contaminadas?) Lo de las visas es sólo eso, una cuestión de visas, un trámite (¿Entonces ya no es una historia, sino un trámite?). No nos distraigamos (No quiero ofenderlo, pero el distraído es otro y además distrae a quien lo lee.). ¿A qué hora (¿Quiere la hora exacta o aproximada?) se va a resolver el caso de la víctimas de la guardería ABC de Hermosillo?

    ¿Dónde quedó todo lo que se dijo del IFE, (Voy a reprobar a sus profesores porque no le dijeron que siempre que se utilicen siglas en la escritura, quien las emplea debe decir lo que significan, porque muchos ni idea tienen del IFE. Supongo que significa: Ignorancia y Fealdad en la Escritura) del voto en blanco, del castigo a los malos políticos y el ruido que nos metió (¿A usted por dónde se lo metió? ¿Le dolió? ¿Cómo puedo meter ruido? Fíjese que tengo un vecino que hace mucho ruido, y quiero meter su ruido en un baúl que me heredó mi abuela y que está en lo más recóndito de mi casa, hogar, lar, vivienda, etc.) Alejandro Martí? ¿Ya se acabó lo de Florence Cassez?

    ¡Y luego lo del crimen (Le sugiero, pido, suplico, ruego, que lea en cualquier diccionario la definición de crimen.) organizado!

    Estoy furioso (Por lo menos ponga signos de admiración para resaltar su furia. De nuevo la violencia. ¡Cálmese!) con esta historia de las visas a Canadá, pero no tanto por las visas, sino por todo lo demás. ¿Usted no? (Aquí entre nos, yo estoy más furioso con tantas tonterías que acabo de leer. Aunque viéndolo bien y siendo sincero, usted no es el tonto, sino yo, porque fui seducido por este remedo de escrito. El problema no es ser tonto, sino aparentar ser listo.)

    ¡Atrévase a opinar! (¡Qué amable! Gracias por exhortarme a opinar. Espero que con lo anterior, pueda presumir que sí me atreví a opinar.)
    alvarocueva@milenio.com

    Posdata:
    Por favor revise su CV (no le digo qué significan esas siglas para que experimente qué se siente) hay muchas erratas. ¿Quién le dijo que usted es escritor?

  3. Senkai.7 dijo:

    MUY BIEN DICHO…

    TE APOYO

    Yo personalmente, odio cualquier cosa que salga de Mexico (Excepto del Chavo)

    Pero cuando se trata de TELENOVELAS; mejor NO VERLAS…consejo de ORO…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s