La fama de Elba Esther / Carlos Loret de Mola

Permiso para contar una historia personal. Este reportero se fue a estudiar durante las dos semanas “de vacaciones” a una de las universidades que ha sido fábrica de muchos de los modelos económicos y políticos que con distintas suertes operan en el mundo occidental.

Fue volver a las aulas, con mochila y libreta tradicionales, a tomar clases lo mismo de política gringa, seguridad internacional y economía, que de genética, sicología, salud y cambio climático.

Harvard organizó esta especie de diplomado para que medio centenar de personas menores de 40 años provenientes de una treintena de países recibiéramos un brochazo de lo más novedoso en el pensamiento académico.

Más allá de la anécdota y el relato, cómo están viendo a México en el resto del mundo (cuando lo ven, porque la moda en Latinoamérica es Brasil). El asunto viene a cuento porque esta semana se va a dar una vuelta por aquí Barack Obama.

En cuatro ocasiones fue mencionado nuestro país ante un aula conformada por un ex ministro de Finanzas de Argentina, un diputado gay de Canadá, un luchador por los derechos civiles de Sierra Leona, el abogado de la premio Nobel encerrada en Birmania Aung San Suu Kyi, el director de una organización que comanda procesos de paz en 14 naciones, la jefa de CNN para Asia, la hija del hombre que desafió a la dictadura de Nigeria y terminó asesinado, y una buena lista más.

La primera mención fue cuando se habló de educación. México fue el mal ejemplo recurrente en Harvard: un sindicato poderoso que no se preocupa por la calidad de la enseñanza, una niñez que va a la escuela pero no aprende mayor cosa y un Presidente que no se animó a reformar el sistema por sus vínculos políticos con la dirigente de los maestros.

En contraste, el Seguro Popular mexicano es ejemplo internacional y despierta gran interés entre estudiantes y profesores. Sin ir más lejos, el director de la Facultad de Salud Pública de Harvard es el ex secretario Julio Frenk.

Progresa-Oportunidades, el programa mexicano de combate a la pobreza, resulta ampliamente promocionado por los expertos en el tema, aunque con la arista de que ha sido utilizado políticamente para beneficiar a los partidos en el poder.

La cuarta referencia, quizá la más relevante, no viene de los maestros, sino del alumnado que se sentó ahí a tomar apuntes y de lo que se dice en los medios de comunicación de EU. Y ahí, México cuando figura es por una razón: la violencia.

SACIAMORBOS

Por cierto, cuando la escuela de gobierno de Harvard, llamada John F. Kennedy en honor del ex presidente vecino, presume a sus ex alumnos destacados, recurre en primera instancia al Presidente de México, luego al de la ONU y en tercero a una primera ministra asiática.

El Universal

Anuncios

Acerca de Leo Agusto

Periodista mexicano en el papel de columnista político.
Esta entrada fue publicada en Felipe Calderón, Sep, SNTE, USA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s