Le atinaron: no hubo agua / Pepe Grillo

Como se veía venir, no hubo entendimiento entre Ebrard y Luege, y ayer millones de capitalinos se quedaron sin agua.

Los garrafones, de todo tamaño, se acabaron en los supermercados y en las tiendas de barrio que los venden.

Y como “lo más caro es lo que no hay”, la gente tuvo que pagar lo que los tenderos quisieron cobrar.

Y el reparto del GDF en pipas propias o alquiladas no cubrió las necesidades, sobre todo en las zonas más pobres.

Y será hasta el miércoles

La sequía, que terminaría el domingo, se extenderá hasta el miércoles.

Serán siete días, no tres, los que la mayor parte de la ciudad se la pasará a secas.

Metidos en su guerra, Luege y Ebrard no supieron que no es cosa de abrir la llave, sino que hay que esperar a que se llenen tanques y tuberías.

Y como en la casa de los dos no faltará agua para regar los jardines y lavar los coches…

¿Ahora sí, que la paguen?

En campaña por Iztapalapa, a Cuauhtémoc Cárdenas le mostraron el agua sucia que recibían los vecinos.

Les aconsejó: “¡Es agua sucia, contaminada, no la paguen!”

Siguieron pagando porque el PRD empezó a gobernar el DF.

Pero doce años de perredismo no resolvió el problema; lo dejó crecer.

Y ayer Iztapalapa empezó a comprar agua al Estado de México para incumplirles a sus colonos.

Anuncios

Acerca de Leo Agusto

Periodista mexicano en el papel de columnista político.
Esta entrada fue publicada en Agua, Corrupción, DF, Impunidad, PRD. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s