Marcelo Ebrard se lleva una sopa de su propio populismo

El jefe de gobierno asisitió a inaugurar cualquier cosa a la colonia Ramos Millán y fue increpado por habitantes de la colonia que le reclamaron la falta de agua en la colonia y recibió críticas por las playas artificiales.

Ebrard tuvo que salir por patas del lugar, custodiado por su equipo de guardaespaldas, eso sí, bien hidratados.

Anuncios

Acerca de Leo Agusto

Periodista mexicano en el papel de columnista político.
Esta entrada fue publicada en México. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s