Josefina: ¿premio o castigo? / Ricardo Alemán

¿Ya es reserva presidenciable?

¿O era obstáculo azul para 2012?

Sólo el tiempo nos dirá si fue un premio sacar de la titularidad de la SEP a Josefina Vázquez Mota —para enviarla como diputada federal en calidad de jefe de la bancada azul en San Lázaro— o si se trató de un castigo que temporalmente la dejaría fuera de la contienda rumbo a 2012. ¿Premio o castigo?

En todo caso —y a reserva del veredicto de Cronos—, por el momento lo interesante parece estar en el tablero del presidente Calderón, quien mueve sus piezas no sólo frente a la “estación de reabastecimiento” en que se ha convertido el proceso de medio gobierno —las elecciones intermedias, en este caso de 2009—, sino que asistiríamos a cambios trascendentales del huésped de Los Pinos a partir de una visión de mucho más largo plazo: con miras a 2012.

¿YA EXISTE PRESIDENCIABLE DEL PAN?

De ahora en adelante todo vacío que se abra en el gabinete de Calderón será llenado por un potencial presidenciable para 2012. Llegó el momento en que desde el poder presidencial se perfile al, los o las potenciales aspirantes presidenciales del PAN. ¿Por qué sólo en el PAN se produce ese fenómeno? ¿Y por qué “presidenciables”, en plural?

En primer lugar, porque el PRI ya tiene a sus tres pretensos a la silla grande —Enrique Peña Nieto, Manlio Fabio Beltrones y Beatriz Paredes—; porque en el PRD los aspirantes a 2012 llevan años en esa búsqueda —AMLO y Marcelo Ebrard—; y porque el partido azul es el único sin perfilar de manera pública a su presidenciable. ¿Es presidenciable la señora Vázquez Mota? El tiempo lo dirá.

Y en segundo lugar —sobre todo desde los tiempos del crimen de Colosio y luego del trágico accidente de Juan Camilo Mouriño—, porque está claro que ningún partido que se respete sería capaz de una torpeza como preparar o apuntalar a un solo aspirante. Todo grupo político que busca el poder —mantenerlo o alcanzarlo por primera vez— está obligado a contar por lo menos con una tercia de precandidatos: el “a”, el “b” y el “c”. El PAN —por si la memoria no ayuda— no tiene ninguno de los tres, sobre todo luego de la muerte de Mouriño. ¿Quiénes serán el plan “a”, “b” o “c”? ¿Ya están a la vista?

Nadie puede descartar que en el fondo Vázquez Mota esté siendo catapultada desde una posición en San Lázaro a la cabeza de uno de los tres escenarios citados arriba. Existe la posibilidad de que la ex titular de la SEP sea parte del grupo selecto de potenciales presidenciables, frente a una realidad impensable en los previos a 2012.

Es decir, si en el PAN no aparece o no crece un aspirante capaz de hacer frente a los “muñequitos de telenovela” que son Peña Nieto y Marcelo Ebrard, la salida podría ser una mujer. ¿O no? El PRI tiene en Paredes una carta similar a la que sería Vázquez Mota. En esa misma lógica, otro de los presidenciables que de manera abierta —y hasta burda— intentan “inflar” desde Los Pinos es el titular de Desarrollo Social (Sedesol), Ernesto Cordero, un desconocido servidor público cuyo único mérito es ser amigo de Calderón.

¿PREMIO DE CONSOLACIÓN?

Pero existen otras lecturas a la salida de Vázquez Mota y su nueva encomienda en San Lázaro. Visto a botepronto, resulta que dejar una secretaría de Estado como la SEP, de compleja y formidable responsabilidad, para buscar una diputación en San Lázaro —aun tratándose de la coordinación de los diputados azules—, parece más un castigo que un premio. A menos que se trate de un caso excepcional en el que el gobierno en turno requiera en la Cámara de Diputados a su más eficiente operadora política. En ese caso Vázquez Mota está lejos de ser indispensable en la Cámara de Diputados.

Y es que a pesar de que en la última década la cantera azul no ha producido los cuadros políticos y operativos que demandan sus gobiernos, en Acción Nacional existen muchos cuadros capaces de desempeñar con eficacia el trabajo de jefe de la bancada en San Lázaro. ¿Entonces por qué empeñarse en sacar de la SEP a Vázquez Mota para llevarla a San Lázaro?

El otro extremo es ese. La hipótesis de que se trate de un premio de consolación para una mujer a la que no se tiene considerada en la carrera presidencial. Igual que en la hipótesis anterior, lo cierto es que nadie puede descartar que como parte de las guerras intramuros por el poder, los azules sacrificaron a Vázquez Mota porque era mejor quitarla hoy que mañana, ya con las encuestas a su favor. De ser así, la habrían tirado para sacarla de la jugada sucesoria, y San Lázaro sería un premio de consolación.

¿Pero qué creen? Que en la SEP o en San Lázaro, la señora Vázquez Mota tiene en la mira el 2012. Al tiempo.

Publicado en El Universal

Anuncios

Acerca de Leo Agusto

Periodista mexicano en el papel de columnista político.
Esta entrada fue publicada en 2012, Sep. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s