Provocan ‘spotización’ de la política / Jessica Zermeño Núñez

Ciudad de México  (8 de marzo de 2009).- Lunes, noche: una ama de casa ve su telenovela favorita, Mañana es para siempre, en el Canal de las Estrellas. De nueve a 10 de la noche, lo que dura el melodrama, la mujer observa seis spots de propaganda electoral y partidista. Algunos le recuerdan que el 5 de julio habrá elecciones federales en el país; otros le piden su voto por algún partido. Pegados de tres en tres, los mensajes aparecen en la mitad de los cuatro cortes comerciales que tiene la telenovela.

Miércoles, pasado el mediodía: Maxine Woodside despide a la audiencia de Todo para la mujer. Entre chismes, el horóscopo y consejos, nueve spots se escuchan en el 103.3 de FM de la cadena Fórmula. Pasan uno a uno, durante dos horas y media, casi siempre uno por corte comercial.

Domingo, mañana: ver de principio a fin En Familia con Chabelo, de las 7:00 a las 10:00 horas, implica ver también dos docenas de spots. Siempre en tercias, aparecen salteados entre cortes comerciales. Lo mismo se transmiten invitaciones del IFE para denunciar delitos electorales que mensajes en los que un partido invita a usar el condón para prevenir el contagio de enfermedades de transmisión sexual.

Horas más tarde, mismo canal: en el medio tiempo del partido más esperado de la jornada de futbol, el aficionado observa seis spots en menos de media hora. Televisa decidió que, para no interrumpir las acciones en la cancha, transmitiría entre el primer y el segundo tiempo la propaganda política a la que está obligado a difundir por ley. Resultado: seis spots entre las 3:45 y las 4:00 pm, de dos en dos.

Hasta el día de hoy, en eso se ha traducido la reforma electoral para los ciudadanos: más spots.

Impacto, no comunicación

Los partidos políticos acordaron el pasado 3 de noviembre que para este primer periodo de precampañas, que termina el 11 de marzo, se comunicarían con la ciudadanía mediante los mensajes más cortos, los de 30 segundos. La razón: el IFE no cuenta aún con las herramientas técnicas para poder diseñar y monitorear un esquema que mezcle spots y mensajes largos. Eso argumentaron los integrantes del Comité de Radio y Televisión del IFE, y eso convenció a los representantes partidistas. El spot, formato dictado por la mercadotecnia mediática, era la única opción viable para la primera parte del proceso electoral.

Pero los mensajes de 30 segundos no son la única opción que tienen los partidos para comunicarse con la sociedad. También pueden optar por mensajes de uno o dos minutos, estos últimos en periodo de campaña, cuando los partidos cuentan ya con 41 minutos para sus promocionales. Así quedó el menú de formatos que estableció la reforma electoral.

La posibilidad de que los partidos opten por mensajes propagandísticos más largos quedó asentada en el Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales. Fue inspirada en los modelos de comunicación de países como Chile y Francia, donde la propaganda electoral se transmite en medios públicos y fomenta el debate de ideas y posiciones.

Muy lejos de ese esquema, en México hoy son transmitidos diariamente 150 mil 624 spots electorales y partidistas entre las 6:00 am y las 12:00 pm, a través de 217 canales de televisión y mil 352 estaciones de radio. Estos mensajes están dentro de los 48 minutos que los concesionarios y permisionarios de radio y televisión le otorgan al Estado de manera obligatoria.

La reforma electoral establece que sean dos o tres minutos de spots por cada hora de transmisión, pero los concesionarios, principalmente de televisión, programan los mensajes en paquete, de dos en dos o de tres en tres. Esto ha ocasionado que las transmisiones estén saturadas de propaganda política por periodos.

En el IFE se sigue discutiendo qué hacer con estos empaquetamientos, sobre todo durante programas especiales, luego de que el 1o. de febrero, un día después de iniciadas las precampañas, Televisa y TV Azteca presentaran en un solo bloque de seis minutos los mensajes destinados a dos horas.

Esa vez, los consejeros electorales ni siquiera votaron el proyecto en el que se sancionaba a las televisoras, sino que prefirieron votar uno alternativo en el que se proponía sobreseer el expediente y, por lo tanto, perdonarles el castigo. Con cinco votos a favor y cuatro en contra se desecharon los expedientes del caso.

23 millones de spots

El pasado 16 de noviembre el consejero electoral Marco Gómez dio a conocer, en el marco de la Reunión Nacional de Consejeros Electorales de los Consejos Locales del IFE, que durante esta elección los ciudadanos verán 23.3 millones de spots, contando las transmisiones de las repetidoras en todos los estados. Si se compara esta cifra con el número de spots transmitidos en la campaña de 2006 –alrededor de un millón de spots–, la cantidad de mensajes habrá crecido considerablemente después de la puesta en marcha de la reforma electoral.

Pero los especialistas aseguran que la spotización de la política no fue causada por la reforma electoral aprobada en noviembre del 2007, sino que empezó en el 2000, con el fenómeno mediático Vicente Fox.

“Desde la elección del 2000 está claro que hay spotización, que tiene que ver con que las ideas pueden y deben expresarse en términos de mercadotecnia. Puedes centrar la atención de un ciudadano con 20 segundos de una idea, ése es un concepto mercadológico. Y se asumió. No pudimos llegar en la reforma (electoral) a un mensaje de un minuto o de dos y ahora en la propia ley se introdujo que también pudieran hacer mensajes de 30 segundos”, asegura el senador panista Ricardo García Cervantes, promotor de la reforma electoral.

“La reforma se está implementando con dificultad porque es un cambio de paradigma hasta para los propios partidos, que están quedando chiquitos frente a una posibilidad de ir a la ciudadanía todos los días en todos los horarios a llevar a la ciudadanía un mensaje”, señala el legislador.

Para Jorge Alcocer, uno de los diseñadores de la reforma electoral, la mayor cantidad de spots que habrá respecto de la elección anterior tiene una razón técnica: hoy la propaganda electoral está presente en todos los medios electrónicos por ley, es decir, un solo mensaje tiene mayor alcance.

“Efectivamente se está produciendo una saturación innecesaria, indebida, interesada, de la gente. Lo que se está produciendo es un daño al proceso electoral, al sistema de partidos, a sus instituciones, a sus actores principales por repudio de los ciudadanos, todo esto con un solo objetivo: echar para atrás esta reforma. Volver al esquema de compra, o a un esquema mixto, del tipo ‘bueno, está bien, denle a los partidos algunos spots y déjenlos que compren el resto’. El ciudadano ya sabe que va a ver 23 millones de spots. Ésa es la cifra que tiene en la cabeza”, señala el director de la revista Voz y voto.

“La gente no es tonta”, complementa García Cervantes, quien asegura que para un ciudadano común sería imposible escuchar 23 millones de spots por una razón lógica: sólo se puede ver una televisión o escuchar una estación de radio a la vez. Las demás repeticiones de esos mensajes no cuentan.

Intercampañas

En el periodo intercampañas los spots de los partidos desaparecerán de los medios. Entre precampaña y campaña, del 12 de marzo y al 2 de mayo, los partidos políticos no dispondrán de un solo spot para anunciarse y los 48 minutos estarán destinados a que el IFE –como autoridad única para la administración de los tiempos del Estado–, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación y los 11 institutos electorales estatales donde habrá elecciones concurrentes promocionen sus campañas institucionales.

El gobierno federal no ha pedido tiempo para promover en ese periodo sus programas y, si esto no se modifica en los próximos días, los 150 mil 624 spots que se verán en todo el territorio nacional diariamente contendrán sólo información de las autoridades electorales.

Adicionalmente se transmitirán spots del gobierno, pero no en tiempo oficial, sino en tiempos comerciales. El gobierno federal presupuestó para este año el doble de lo que gastó en spots en 2008, es decir, mil 791 millones de pesos. En lugar de pedirle al IFE tiempo en medios electrónicos para promocionarse, prefirió comprar espacio en los medios para compensar a los concesionarios las pérdidas que la reforma electoral les ocasionó, como lo señalaron algunos senadores y el académico Sergio Aguayo, quien además interpreta la compra de spots del gobierno panista como una acción para contener su desplome electoral (Reforma, 24 de febrero del 2009).

Nueva comunicación

Alfredo Figueroa, consejero del IFE desde junio de 2008, admite que una deficiencia de la reforma electoral es que no fomenta otras formas de comunicación política distintas al spot. “La reforma no spotizó la política pero tampoco la desespotizó“, reflexiona.

“En la idea de democracia que tengo sería mucho más favorable tener espacios de comunicación diversos. Por ejemplo, el debate público sobre asuntos públicos debería ser uno de los modelos de comunicación del sistema de partidos con la ciudadanía. Es algo muy importante que, efectivamente, la reforma electoral no tuteló”, asegura.

Figueroa advierte que la implantación de nuevas reglas electorales hizo más equitativas las contiendas. “Antes las campañas se hacían a partir del dinero que tenían los partidos; hoy tienen acceso a la radio y a la televisión como una prerrogativa constitucional”. Sin embargo, dice, no pasó lo mismo con los procesos comunicativos en la esfera pública.

“Sí cambió completamente el modo en que los partidos acceden a los medios de comunicación, a la radio y a la televisión. Eso cambió centralmente. Lo que no cambió fue la forma en que los partidos se comunican con la sociedad”, dice Figueroa, quien funge como presidente de la Comisión de Capacitación Electoral y Educación Cívica del IFE.

Ajenos a estos debates, la mayoría de los ciudadanos siguen tratando de digerir decenas de spots de ocho partidos políticos, además de la campaña del IFE para promover el voto. Lo mismo de día que de noche; en noticieros o en programas de variedades, deportivos, telenovelas o en la barra infantil.

Martes, noche. Los cortes comerciales del noticiero de Televisa dan cabida a otros seis spots, cuatro del IFE, entre las 10:30 y las 11:15 pm. Es un buen momento para apagar la televisión.

Enfoque de Reforma

Anuncios

Acerca de Leo Agusto

Periodista mexicano en el papel de columnista político.
Esta entrada fue publicada en IFE, Televisa, Tv Azteca. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s