El IFE y las elecciones de 2009 / Liébano Sáenz

La integración del Consejo General del IFE y la designación de su nuevo presidente marca el inicio del cambio implícito en la nueva ley. Aunque todavía falta un paquete de reformas, especialmente, las que se refieren al Poder Judicial de la Federación y a la ley que regula los medios de impugnación en materia electoral, lo más importante de los cambios ya ha sido definido.

La transformación del IFE es profunda. La Cámara resolvió con el aval de las tres principales fuerzas renovar al consejo; tres expertos con antecedentes profesionales de excelencia han sido designados. Ahora lo que corresponde es dar curso a los cambios en la institución en un marco de responsabilidad, imparcialidad y profesionalismo. La situación exige un consejo independiente, pero también se requiere que los partidos participen y contribuyan para facilitar las tareas del nuevo consejo. De una vez por todas es preciso iniciar una nueva relación entre el IFE y las organizaciones políticas.

Cuando concluya la selección de dirigencia nacional del PRD, todos los partidos habrán ingresado a una etapa de estabilidad en sus direcciones. Es natural que el objetivo ahora sea encaminado hacia metas electorales, lo que propiciará una mayor cohesión interna, aunque también inhibirá la colaboración para los acuerdos en el Congreso, especialmente si éstos van a contrapelo de su posicionamiento programático o si implican costos electorales. Aun así, para este periodo de sesiones es imprescindible la aprobación de la reforma de justicia penal y la que lleva al fortalecimiento y actualización del sector de energía.

El calendario electoral se aproxima. Seis estados —Campeche, Nuevo León, Sonora, Colima, San Luis y Querétaro— renovarán a su Ejecutivo local de manera concurrente a la elección federal; además, el DF, Jalisco, Guanajuato y Morelos tendrán comicios para elegir legisladores y ayuntamientos; meses antes el Estado de México habrá de proceder a elecciones intermedias y está pendiente de resolver si Tabasco y Chiapas modifican sus calendarios electorales. Las nuevas reglas implican nuevas formas de hacer campaña, mejorar la actuación de la autoridad y que los partidos den pasos más decididos para su legalidad y democracia internas. No es poco lo que se espera.

La selección de candidatos a cargos ejecutivos se resuelve en función del cálculo que hacen los partidos para ganar la elección. Es evidente el incentivo de presentar como candidato a quien tiene mejores posibilidades de ganar, aunque no siempre sucede. Es necesario, que con anticipación, los partidos construyan modalidades de selección para que el proceso interno no los divida o afecte en sus posibilidades de triunfo. Cada partido define sus prioridades a partir de su diferente presencia regional. En la mayoría de los lugares la contienda se dará entre el PRI y el PAN, aunque hay Estados en los que los tres partidos concurren y entidades en las que la competencia se concentrará entre PRD y PAN como el Distrito Federal.

En elecciones a cargos ejecutivos se ha vuelto común que los comicios se resuelvan por diferencias muy reducidas. Así aconteció en las elecciones de gobernador de hace seis años en Sonora, San Luis Potosí, Colima y Campeche. Resultados que se deciden por un estrecho porcentaje obligan a los partidos a ser cuidadosos en extremo de todos los aspectos de la elección. Lo elemental es que sean los partidos y los candidatos los actores centrales del proceso, sin intervención indebida de autoridades o de particulares, pero con un escrutinio efectivo de la sociedad y los medios. Igualmente importante, será asegurar un financiamiento y gasto electoral dentro del nuevo marco legal.

Derivado de la experiencia del pasado, un tema de particular dificultad será la integración de las listas de candidatos de representación proporcional. El Congreso se ha fortalecido y los partidos requieren incrementar su presencia en la Cámara de Diputados con fracciones que les permitan negociar con eficacia. El PRI ha mostrado habilidad y unidad, lo que le ha dado buenas cuentas. Al PRD lo ha dañado interna y externamente las divisiones entre sus legisladores, aunque es posible que el problema se conjure al momento de la elección de dirigencia o en la renovación de legislatura.

El PAN tiene normas internas que dan cierta seguridad a la integración de listados, pero no es claro que esto siempre sea consecuente con los criterios de democracia o legalidad, como es la cuestión de las cuotas de género que la ley ordena cumplir. El PRI se vio afectado hace seis años, las presiones ahora habrán de incrementarse, especialmente, porque hay una razonada expectativa de triunfo en 2009 y 2012, situación que no se presentaba desde hace tiempo.

Los partidos pequeños han perdido incentivos para conformar coaliciones. Convergencia ha tenido claridad al respecto y se ha ido preparando para enfrentar el desafío electoral. Nueva Alianza, el PVEM y Alternativa tienen una base social identificada, pero requieren de modalidades de trabajo político y electoral territorial que les haga diferenciarse y movilizar a sus simpatizantes, tarea un tanto compleja. Los partidos que suscriban coalición deberán integrar listas propias de plurinominales; frente a la incertidumbre insistirán en definir candidatos en distritos de alta probabilidad de triunfo para la coalición.

Las reglas del juego político electoral se han modificado. Sin embargo, la reforma no puede limitarse a lo normativo; las conductas y las actitudes con frecuencia juegan un rol mayor y adquieren relieve para que el cambio pueda tener un desenlace deseable. El IFE sufrió un deterioro que hay que superar. La renovación del consejo y las nuevas reglas presentan condiciones no sólo para recuperar el prestigio y autoridad del órgano electoral, sino para que pueda cumplir con eficacia las funciones que la ley le encomienda. Ha sido un largo y accidentado tránsito, y más que nada es la actuación de autoridades, partidos y candidatos la que tiene la última palabra para apreciar las buenas cuentas de la transformación.

Publicado en el blog del autor: liebanosaenz.wordpress.com

Anuncios

Acerca de Leo Agusto

Periodista mexicano en el papel de columnista político.
Esta entrada fue publicada en Elecciones 2009, IFE, Liébano Sáenz, Reforma Electoral. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a El IFE y las elecciones de 2009 / Liébano Sáenz

  1. muy buen articulo, considero que tiene los elementos primordiales para conocer sobre las elecciones del 2009 y en que estados se van a llevar a cabo, así como los estados que van a elegir gobernador.

  2. Alex dijo:

    un sitio interesante sobre esto y que puede ser de utilidad es tuscandidatos.com

  3. etzi dijo:

    en la página “tuscandidatos” predomina la figura masculina, hay nombres que no se sabe si son de hombre o de mujer y el cargo no ayuda en nada porque dice CandidatO DiputadO y el 95% no cuentan con fotografía salvo con una sombra genérica de hombre…..

  4. quien va ganando en la eleciones

  5. HUMBERTO dijo:

    No hay por que dudar de nuestras intituciones electorales, pues para esose a trabajado demasiado, mas bien el PAN a la entrada de Calderon, demostro que no puede generar empleos, por lo contrario existe mas desempleo, ademas que arrazó con inventar nuevos impuestos injustos incrementos asi que era obvio que se iba a caer el PAN , el lo personal yo simpatizaba por ese partido pero la verdad estoy muy desepcionado, estamos viviendo en una democracia y se nos hace facil desacreditarlas cuando, son los gobernantes los que fallan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s